Noticias

Novia pierde la vida al recibir un disparo en la cabeza durante la celebración de su boda

El hecho causó sensación en redes sociales, con los usuarios lamentando lo sucedido.

novia en boda

Para muchos, su boda debe ser uno de los, si no él, día más increíble e inolvidable de sus vidas, rodeado de seres queridos y junto la persona con la que se espera pasar el resto de la vida. Para una mujer iraní acabó siendo todo lo contrario, pues falleció al recibir un disparo en la cabeza en uno de los desenlaces más extraños que se haya visto en una boda.

Sin duda alguna, todos en el mundo tienen un par de anécdotas bizarras en torno a dichas celebraciones, porque ciertamente son la receta perfecta para el desastre, pero usualmente no para la tragedia. La historia de Mahvash Leghaei no tardó en hacerse viral por su retorcido desenlace y final.

La novia Iraní que murió al recibir un disparo en su boda

Con tan solo 24 años de edad, Mahvash Leghaei se preparó para llevar a cabo el día más importante de su vida, por suerte, la celebración estaba saliendo como se había planeado y prometía quedar como un día para la memoria de los presentes y, efectivamente fue así, en especial para un invitado en particular.

Poco después de haber jurado su unión, uno de los invitados de la boda sacó un arma y se propuso hacer disparos de celebración, una costumbre que es ilegal en Irán. Un primer disparo se perdió en el aire, mientras que el segundo atravesó el cráneo de la novia e hirió a dos invitados.

El envitado, presuntamente sobrino de la novia, huyó del lugar con el arma, un rifle sin registro, pero acabó siendo detenido por la policía poco después. Desafortunadamente, la novia cayó en coma y luego falleció a causa de sus heridas.

La tolerancia cero de las autoridades ante los disparos en bodas

El jefe de policía habló con un medio local e informó que “Naturalmente, cualquier perturbación del orden público como esta cruza la línea roja con la policía, y la gente necesita saber que, para crear una comunidad segura, está prohibido disparar en las bodas”.

Antes de fallecer, la joven novia se dedicaba a su profesión, el trabajo social, más específico el apoyo a personas que se recuperan de la adicción a las drogas. Siguiendo sus deseos, sus familiares donaron de inmediato sus órganos para seguir ayudando a los más necesitados.

Tags

Lo Último


Te recomendamos