Estilo de Vida

La sangre y su olor pueden ofrecer pistas para diagnosticar a tiempo el párkinson

Nuevos estudios han revelado que a través del plasma de nuestra sangre se puede diagnosticar a tiempo el párkinson

Paciente con parkinson | Foto: Referencial

Dos estudios nuevos estudios uno con el plasma en la sangre y otro con el sebo de pacientes con párkinson, sugieren que puede detectarse antes de que aparezcan los síntomas más evidentes. Uno de ellos fue inspirado por una mujer que notó que el olor de su esposo cambió.

Doce años antes de ser diagnosticado con párkinson Les Milne empezó a oler distinto. “Su encantador aroma masculino a almizcle se había convertido en una especie de desagradable olor a levadura”, contó Joy Milne, su esposa, a la National Public Radio (NPR).

Cambio de Olor

Era 1982 y él tenía 31 años. Con el tiempo no solo su olor cambió, también su personalidad y carácter. En 1994 le detectaron la enfermedad de Parkinson, el segundo trastorno neurodegenerativo más común y el de más rápido aumento en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Recomendados

En una reunión de pacientes con la enfermedad en 2009, Milne reconoció en otros el característico olor que descubrió en su esposo. Un par de años después, su hallazgo la hizo cuestionar a científicos durante una conferencia: “¿por qué no están usando el olor del párkinson para diagnosticarlo temprano?”.

Investigación

Su pregunta motivó investigaciones de la Universidad de Manchester, Inglaterra, cuyos resultados fueron publicados en el Journal of the American Chemical Society en 2019 y en 2022. Sus autores plantean la urgencia de desarrollar pruebas, en este caso con el sebo de las personas, para detectar la enfermedad antes que aparezcan síntomas severos.

Un estudio español, publicado en la revista Nature en 2021, encontró una marcada reducción en los niveles de varios ácidos grasos libres en el plasma de personas con párkinson, previo a que se acentuaran los signos graves de la enfermedad.

Teoría del olor

La teoría del olor sugerida por Milne —una enfermera retirada y considerada por expertos como alguien con súper olfato— se probó inicialmente en un experimento con 12 personas que debían usar camisetas de algodón por una noche.

Milne las olió y detectó el párkinson en siete de ellas. Incluso lo encontró en alguien que todavía no había sido diagnosticado y recibió la noticia oficial varios meses después. El olor que identificó estaba en el cuello y la parte superior de la espalda.

Con esta información los investigadores desarrollaron otra prueba, usaron gasas médicas para recolectar muestras de sebo de la espalda, cuello y frente de 64 participantes.

Tags

Lo Último


Te recomendamos