Estilo de Vida

Los “Noctámbulos” podrían sufrir de Diabetes tipo II y enfermedades cardiacas que aquellos que son “madrugadores”

Las personas que son ‘madrugadoras’ más de la grasa como fuente de energía

Noctámbulos y Madrugadores

¿Madrugador o noctámbulo? Los patrones de actividad y ciclos de sueño de los seres humanos podrían influir en el riesgo de enfermedades, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Una nueva investigación publicada en Experimental Physiology encontró que los ciclos de vigilia/sueño causan diferencias metabólicas y alteran la preferencia del cuerpo de las personas por las fuentes de energía.

Investigación

Los investigadores encontraron que aquellos que se quedan despiertos hasta más tarde tienen una capacidad reducida para usar la grasa como energía, lo que significa que las grasas pueden acumularse en el cuerpo y aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Las diferencias metabólicas se relacionan con qué tan bien cada grupo puede usar la insulina para promover la absorción de glucosa por parte de las células para almacenamiento y uso de energía.

“Madrugadores”

Las personas que son ‘madrugadoras’ (personas que prefieren estar activas por la mañana) dependen más de la grasa como fuente de energía y son más activas durante el día con niveles más altos de aptitud aeróbica que los ‘noctámbulos’.

Por otro lado, los ‘noctámbulos’ (personas que prefieren estar activas más tarde durante el día y la noche) usan menos grasa para obtener energía en reposo y durante el ejercicio.

Estudio

Investigadores de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, Estados Unidos, clasificaron a los participantes (n = 51) en dos grupos (temprano y tardío) según su ‘cronotipo’: nuestra propensión natural a buscar actividad y dormir en diferentes momentos.

Utilizaron imágenes avanzadas para evaluar la masa corporal y la composición corporal, así como la sensibilidad a la insulina y muestras de aliento para medir el metabolismo de las grasas y los carbohidratos.

Los participantes fueron monitoreados durante una semana para evaluar sus patrones de actividad a lo largo del día. Comieron una dieta controlada en calorías y nutrición y tuvieron que ayunar durante la noche para minimizar el impacto de la dieta en los resultados.

Evaluación

Para estudiar la preferencia de combustible, se evaluaron en reposo antes de completar dos series de ejercicio de 15 minutos: una sesión de intensidad moderada y otra de alta intensidad en una cinta rodante.

Los niveles de aptitud aeróbica se evaluaron a través de un desafío de inclinación en el que la inclinación se elevó un 2,5 % cada dos minutos hasta que el participante alcanzó el punto de agotamiento.

Los investigadores encontraron que los pájaros madrugadores usan más grasa para obtener energía tanto en reposo como durante el ejercicio que los noctámbulos.

Los madrugadores también eran más sensibles a la insulina. Los noctámbulos, por otro lado, son resistentes a la insulina, lo que significa que sus cuerpos requieren más insulina para reducir los niveles de glucosa en la sangre, y sus cuerpos prefieren los carbohidratos como fuente de energía a las grasas.

La capacidad deteriorada de este grupo para responder a la insulina para promover el uso de combustible puede ser dañina, ya que indica un mayor riesgo de diabetes tipo 2 y/o enfermedad cardíaca. La causa de este cambio en la preferencia metabólica entre madrugadores y noctámbulos aún se desconoce y necesita más investigación.

Steven Malin

El autor principal, el profesor Steven Malin, de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, EE. UU., dijo:

“Las diferencias en el metabolismo de las grasas entre los ‘madrugadores’ y los ‘noctámbulos’ muestran que el ritmo circadiano de nuestro cuerpo (ciclo de vigilia/sueño) podría afectar la forma en que nuestros cuerpos usan la insulina. Una capacidad sensible o deteriorada para responder a la hormona insulina tiene implicaciones importantes para nuestra salud.

Tags

Lo Último


Te recomendamos