Estilo de Vida

Los perros, a diferencia de los lobos, nacen para comunicarse con las personas

Los lobos a diferencia de los perros, no pueden entender los gestos de cariño de los seres humanos

Perros y Lobos

La directora ejecutiva de Callahan-Beckel, Peggy Callahan, es la encargada de un hogar habitado no solo por perros sino también por cachorros de lobo, que deben ser criados a mano intensivamente para que se sientan cómodos con los humanos más adelante en la vida.

Megan Callahan-Beckel quien creció entre cachorros, ahora cría cachorros de lobo en su propia casa todos los veranos, y llegan a adorarla y verla como una especie de madre.

Por mucho que ame a los lobos, Callahan-Beckel está bien equipada para explicar por qué los perros viven en nuestras casas y los lobos se quedan al aire libre. “Te ponen a prueba, se meten en tu cara, son engreídos, son destructivos”, dice ella. “Son todo lo que la gente no debería querer en los perros”.

Científicos y los Lobos

Para los científicos que quieren entender cómo los perros llegaron a ser nuestros compañeros constantes, este contraste presenta un camino prometedor a seguir. Si bien los lobos y los perros domésticos técnicamente pertenecen a la misma especie, pueden cruzarse y producir descendencia fértil, sus genomas tienen diferencias significativas.

A diferencia de los lobos, por ejemplo, los perros son omnívoros: durante las decenas de miles de años que los perros han vivido junto a los humanos, han evolucionado para producir mayores cantidades de una enzima necesaria para digerir los carbohidratos. (Las mascotas domésticas pueden llevar una vida larga y saludable con una dieta de croquetas).

Vinculo perro-humano

El vínculo perro-humano es más que una cuestión de proteína digestiva: se reduce al comportamiento. “Estamos interesados en lo que hace que los perros sean especiales”, dice Clive Wynne, director del Canine Science Collaboratory de la Universidad Estatal de Arizona. “¿Cómo es que los perros tienen el increíble papel que tienen en nuestras vidas y que han tenido durante miles de años? ¿Cómo logran eso?”

Para responder a esta pregunta, los investigadores pueden comparar directamente el comportamiento de perros y lobos para descubrir qué ha cambiado desde su divergencia evolutiva.

Durante cinco años de pruebas en el Centro de Ciencias de la Vida Silvestre, un equipo dirigido por Brian Hare, director del Centro de Cognición Canina de Duke, logró obtener datos de comportamiento de 37 cachorros de lobo criados a mano, una muestra mucho más grande que cualquiera que haya probado previamente.

Compararon los resultados de los lobos con los datos de 44 cachorros de perro, que habían sido criados en camadas y, por lo tanto, tenían menos contacto humano que muchos perros domésticos, y descubrieron que los perros estaban mucho más interesados y se comunicaban mejor con las personas a pesar de su nivel comparativamente bajo de interacción humana. Sus resultados fueron publicados en julio en la revista Current Biology.

Tags

Lo Último


Te recomendamos