Tecnología

Polvo adicional en la atmósfera podría estar ocultando los verdaderos efectos del cambio climático

El polvo puede, por ejemplo, reflejar el calor del Sol hacia el espacio. O bien, puede absorber y retener el calor que irradia la propia Tierra

Polvo atmósferico | Foto: Europa Press

La atmósfera de la Tierra se ha vuelto más polvorienta desde la era preindustrial. Y todas esas partículas adicionales probablemente han estado contrarrestando sutilmente algunos de los efectos del cambio climático, enfriando un poco el planeta, según un estudio de revisión publicado en la revista Nature Reviews Earth & Environment.

Los efectos del polvo atmosférico están ausentes en casi todos los estudios y proyecciones climáticas, según el nuevo análisis. Lo que significa que estos modelos podrían estar subestimando el calentamiento asociado con el cambio climático causado por el hombre. Y, si la atmósfera se vuelve menos polvorienta, podríamos enfrentarnos a picos de temperatura aún más rápidos.

Nuevo estudio

Queremos que las proyecciones climáticas sean lo más precisas posible, y este aumento de polvo podría haber enmascarado hasta el 8 % del calentamiento del efecto invernadero”, dijo Jasper Kok, investigador principal del estudio y físico atmosférico de la Universidad de California, Los Ángeles, en un comunicado.

Al agregar los impactos del polvo en los modelos climáticos futuros, los científicos podrían mejorarlos, continuó. “Esto es de tremenda importancia porque mejores predicciones pueden informar mejores decisiones sobre cómo mitigar o adaptarse al cambio climático”.

Kok y sus co-investigadores alcanzaron ese número del 8% a través de una combinación compleja de modelos, basada en una gran cantidad de estudios publicados anteriormente.

Averiguaciones

Primero, tenían que averiguar cómo ha cambiado el polvo atmosférico con el tiempo. Utilizando modelos informáticos y datos existentes de núcleos de hielo y registros de sedimentos, descubrieron que la cantidad de partículas grandes de polvo en la atmósfera ha aumentado aproximadamente un 55% en el presente, en comparación con la era preindustrial.

Las razones detrás de nuestra Tierra cada vez más polvorienta son múltiples, pero se trata de cambios en el uso de la tierra como una mayor agricultura y desarrollo, junto con cambios climáticos como la sequía, según los investigadores.

Luego, los autores del estudio tuvieron que determinar los efectos climáticos generales de ese polvo.

Polvo adicional en la atmósfera

El polvo interactúa con el clima de muchas maneras diferentes. Al dispersar y absorber el calor del Sol y la superficie de la Tierra, las partículas de polvo pueden enfriar y calentar el planeta.

El polvo puede, por ejemplo, reflejar el calor del Sol hacia el espacio. O bien, puede absorber y retener el calor que irradia la propia Tierra. Los efectos también varían según la región: el polvo sobre los desiertos reflectantes, el hielo y la nieve aumenta el calentamiento, mientras que el polvo sobre los océanos y los bosques oscuros conduce al enfriamiento.

La dirección y magnitud del impacto del polvo en la temperatura global depende además de factores como el tamaño de las partículas, la longitud de onda de la radiación involucrada y la cubierta terrestre debajo del polvo atmosférico.

El polvo también puede reaccionar químicamente con el agua y otros compuestos en la atmósfera para desplazar el calor, y las partículas de polvo pueden cambiar los ciclos de las nubes.

Finalmente, el polvo que eventualmente se deposita en el agua lleva consigo nutrientes, por lo que puede aumentar la productividad del fitoplancton y aumentar la cantidad de dióxido de carbono que absorben nuestros océanos, lo que afecta indirectamente el cambio climático.

Tags

Lo Último


Te recomendamos