Noticias

EEUU invertirá 6.000 millones de dólares para reducir emisiones en instalaciones industriales

El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden anunció el lunes una partida de 6.000 millones de dólares para proyectos que reduzcan emisiones en el sector industrial, la inversión más grande de la historia de Estados Unidos para reducir las emisiones de dióxido de carbono en la industria local y combatir el cambio climático.

El sector industrial es responsable de aproximadamente el 25% de todas las emisiones del país, y ha resultado difícil reducirlas debido a sus operaciones de gran escala y alto consumo energético.

Las instalaciones de hierro, acero, aluminio, alimentos y bebidas, concreto y cemento son algunas de las implicadas en la iniciativa. Entre los receptores del financiamiento, procedente de la Ley de Reducción de Inflación y la Ley Bipartidista de Infraestructura, hay 33 proyectos piloto en más de 20 estados.

Recomendados

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, dijo en una llamada con periodistas que las tecnologías que se financiarían son “replicables”, “escalables” y “fijarán un nuevo estándar de manufactura limpia en Estados Unidos y en todo el mundo”. El asesor climático de la Casa Blanca, Ali Zaidi, dijo que el financiamiento aspira a eliminar 14 millones de toneladas de polución al año, el equivalente a retirar unos 3 millones de autos de las carreteras.

Entre los proyectos a financiar está el de Century Aluminium Company, que planea construir la primera fundidora de aluminio en 45 años en Estados Unidos. La planta duplicará el tamaño de la actual industria primaria del aluminio del país y al mismo tiempo evitará hasta el 75% de las emisiones de una instalación tradicional, con su diseño energéticamente eficiente y el uso de energía limpia, según el Departamento de Energía.

Entre los proyectos a financiar hay una iniciativa de Kraft Heinz para instalar bombas de calor, calefactores eléctricos y calderas eléctricas para eliminar las emisiones de dióxido de carbono en la producción alimentaria de 10 instalaciones en todo el país, incluida una en Holland, Michigan.

Por su parte, la firma Constellium en Ravenswood, Virginia Occidental, aspira a gestionar una fundidora de aluminio con cero emisiones de dióxido de carbono, la primera de su clase, e instalar hornos de bajas emisiones que puedan utilizar combustibles limpios como el hidrógeno. La compañía produce aluminio para una amplia gama de productos, como autos y aviones.

Kraft Heinz instalará bombas de calor, calefactores y calderas eléctricos para eliminar las emisiones de dióxido de carbono en la producción alimentaria de 10 instalaciones en todo el país, incluida una en Holland, Michigan.

Cleveland-Cliffs Steel Corporation en Middletown, Ohio, retirará un alto horno, instalará dos hornos eléctricos y utilizará tecnología de fabricación de hierro basada en hidrógeno. El proyecto tiene como objetivo eliminar 1 millón de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero cada año del mayor proveedor de acero de la industria automotriz estadounidense.

Heidelberg Materials US, Inc. construirá un sistema que captura y almacena carbono bajo tierra en su planta de Mitchell, Indiana. El proyecto pretende capturar al menos el 95% del dióxido de carbono liberado por la planta de cemento, lo que evitará que 2 millones de toneladas de dióxido de carbono entren a la atmósfera cada año.

Eliminar las emisiones de dióxido de carbono del sector eléctrico y de transportes ha estado en el centro de la conversación climática y hay generosos subsidios federales para implementar soluciones, principalmente con energías renovables para producir energía y adoptando vehículos eléctricos, indicó Todd Tucker, director de política industrial y comercial en el Roosevelt Institute, una entidad sin fines de lucro asociada a la Biblioteca y museo presidencial Franklin D. Roosevelt.

Sin embargo, señaló, resulta más difícil recortar emisiones en industrias pesadas que dependen de los combustibles fósiles para crear las altas temperaturas y reacciones químicas necesarias en sus operaciones.

“Poner esto en marcha con estos primeros proyectos va a ser muy útil para convencer a la industria de que esta transición es posible y también, algo importante, convencer a Wall Street de que esta transición es posible”, explicó Tucker. “Lo primero es mostrar que es viable en un proyecto. Una vez hecho eso, entonces los sectores público y privado pueden buscar estrategias para el resto del problema”.

___

La cobertura climática y medioambiental de The Associated Press recibe apoyo financiero de varias fundaciones privadas. La AP es la única responsable de todo su contenido.

Tags

Lo Último


Te recomendamos