Noticias

¿Qué tiene que ver la salud mental con los colores? ¡No lo creerás!

El amarillo es un color enérgico, el cual mejora el estado de ánimo.

El color azul genera serenidad.

La psicología del color es un factor que incide en como nuestro entorno puede afectar a la salud mental. En esencia, tiene en cuenta cómo los distintos colores pueden influir en nuestro estado de ánimo, así como en nuestras emociones y comportamientos.

Así como también los colores que elegimos para decorar cualquiera de nuestros espacios pueden tener un impacto visual, pueden afectar el nivel emocional y aunque no lo creamos repercuten en el bienestar espiritual y mental de cada persona.

“Los estudios han demostrado que el azul y el verde pueden crear una atmósfera tranquilizadora; el naranja y el amarillo pueden estimular el apetito; el rojo y el rosa pueden inspirar pasión y energía; mientras que el morado puede impulsar la creatividad y la productividad”, reseñó Interempresas.

Impactos visuales de los colores y la salud mental

El amarillo es un color enérgico y estimulante que puede mejorar el estado de ánimo. Puede ser ideal para áreas sociales como la cocina o el comedor, además de inspirar tranquilidad, abundancia y riqueza.

Por otro lado, el azul es conocido por su capacidad para transmitir calma y serenidad. Es ideal para habitaciones donde buscas relajarte, como el dormitorio o un espacio de meditación. Asimismo, el rojo es un color apasionado y enérgico que puede evocar emociones intensas y que inspira una sensación de alerta e intranquilidad.

“Los tonos neutros como el blanco, el beige y el gris son versátiles y atemporales. Pueden brindar una sensación de calma y amplitud en cualquier habitación. Estos colores son ideales para espacios minimalistas y contemporáneos, y se pueden acentuar con elementos decorativos en colores más vibrantes”, enfatizó el portal.

Colores que transmiten tranquilidad

Elegir tonos verdes terrosos y mezclarlos con azules puede proporcionar un entorno relajante y rejuvenecedor para la mente y el cuerpo. El dormitorio, por ejemplo, un lugar donde dormir y revitalizarse.

Es por ello que tal espacio debe encarnar la tranquilidad para permitir un sueño de mayor calidad; una opción ideal para un dormitorio es un tono calmante de azul claro, combinado con un tono fresco de verde.

Tags

Lo Último


Te recomendamos