Noticias

¿Te la pasas dándole vuelta a algo? Cuidado con el síndrome de la rumiación mental

Mujeres de todas las edades puede tener el síndrome de la rumiación mental.

Con los pensamientos repetitivos se relaciona la rumiación mental.
Con los pensamientos repetitivos se relaciona la rumiación mental. Foto: referencial. (Shutterstock)

El síndrome de la rumiación mental se relaciona con esos pensamientos repetitivos a los que la mente no para de dar vueltas una y otra vez. Ideas que, pese a desear que desaparezcan, vuelven inevitablemente como algo superior a la capacidad de controlar.

PUBLICIDAD

Asimismo, es un proceso psicológico que afecta mayormente a las mujeres de todas las edades; aparece cuando existe un foco de atención que se queda estancado en cualquier elemento que puede ser tanto real como imaginado; la mayoría de los casos produce ansiedad, estrés y malestar.

Se habla en gran medida de pensamientos excesivos, negativos y repetitivos que pueden ir desde preocupaciones actuales a experiencias pasadas, problemas, preocupaciones sobre el futuro.

De hecho, preocupaciones que se vinculan con situaciones vividas en el presente, que afectan el bienestar mental, la cotidianidad, la jornada laboral y hasta el sueño.

Desencadenante del síndrome de la rumiación mental

En la mayoría de los casos, la persona que experimenta rumiación de pensamientos pasa el suficiente tiempo distraída como para hacer que el bucle se vaya debilitando y los niveles de estrés desciendan. En otros casos, su persistencia está asociada con la aparición de los síntomas de la depresión.

Una de las características de la depresión, ligada a la rumiación mental, es la falta de motivación o de capacidad para fijarse metas que no sean inmediatas, así como el sedentarismo: dos factores que están relacionados también con la rumiación.

Hay diversas estrategias que pueden ayudar al respecto a disminuir la rumiación mental, pero las más útiles y sencillas para reducir los niveles de estrés y liberar el foco de la atención son: el mindfulness, hacer deporte o ejercitarse, expresarte o hablar con los demás acerca de lo que preocupa y acudir a psicoterapia.

Tal tipo de pensamiento y estilo cognitivo suele verse influenciado por experiencias tempranas que pueden estar relacionadas con un trauma anterior.

PUBLICIDAD

¿Cómo enfrentarlo?

En terapia psicológica podrás aprender las herramientas de gestión en la inteligencia emocional necesarias, además de comenzar a trabajar en las emociones, entendiendo su significado y aprendiendo herramientas para afrontarlas, dominarlas y tomar decisiones correctas, con fundamentos.

Existen algunas situaciones vuelven más propensos a hacer que la mente pase por las mismas rutas conocidas una y otra vez, como un un vinilo. Sin embargo, resulta fundamental que, de tener sospechas de padecer este síndrome, no dudes en ponerte en manos de expertos.

Sobre todo, al padecer dificultad para dormir, cambios de apetito, complejidad para concentrarte, incapacidad o pérdida de interés en las cosas.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último