Noticias

Tras apagón en Carolina del Norte, latinos brindan respaldo

Los latinos se preocupan por las personas de la tercera edad que han padecido.

Diversos alimentos donaron los latinos a los afectados por apagón en Carolina del Norte.

La parte más caritativa de los latinos se ha despertado tras los ataques a las subestaciones eléctricas de Moore que dejaron a oscuras, apagado, a Carolina del Norte.

Se han enfocado en ayudar a todas las personas que lo requieran. De hecho, empezaron una campaña de entrega de alimentos en pro de quienes lo necesiten de la mano de los feligreses y la iglesia Misión de San Juan Diego en Robbins.

El padre Javier Castrejón de la Misión de San Juan Diego declaró: “De la comunidad misma salió la idea, nos preguntamos, ‘¿por qué no hacemos algo por nuestros hermanos de Pinehurst?’ Pinehurst ayuda mucho a la Comunidad de Robbins y esta comunidad está llena de latinos, mientras que Pinehurst es más de angloamericanos”.

¿Latinos acostumbrados a sufrir?

De cara al apagón que generó conmoción en todo el territorio nacional, los latinos comentaron que tienen la capacidad a afrontar las situaciones complicadas como esta. “Nosotros estamos acostumbrados a sufrir”.

Llevando varios tipos de comida, incluyendo tamales, empezaron a brindar respaldo. Y es que los latinos pueden resistir a circunstancias difíciles porque vienen de países donde no poseen agua 24 horas al día, han pasado días sin comer, carencias de diversas índoles.

Entonces, les ocupa la mente que personas no acostumbradas a tal tipo de situaciones las afronten. El sacerdote puntualizó: “Platicado con ellos me decían: ‘padre, nosotros estamos acostumbrados a sufrir, pobre de la gente que no sabe sufrir. Nosotros sabemos cómo pasar el frío (…)”.

“(…) A los que les tocó el apagón, están librándola, haciendo fogatas, están cocinando afuera con leña, o sea, para algunos de ellos es algo lo hicieron cuando eran pequeños”, expuso.

Apoyo a las personas de la tercera edad

Muchos de los afectados son personas de la tercera edad, que no se pueden valer por sí solas y, precisamente en esta época, el frío prolifera. Dado este escenario, la comunidad latina también ha sacado la cara.

El padre de la iglesia Misión de San Juan Diego en Robbins, dijo: “Estamos preocupados por los ancianitos, porque este lugar está lleno de jubilados y retirados, entonces los latinos piensan en estas personas, por sus máquinas de respirar y su oxígeno, los latinos están preocupados más por los demás que por ellos mismos”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos