Noticias

El creciente problema de la basura espacial

Metro investiga si es posible ser alcanzado por la creciente cantidad de chatarra que se encuentra fuera de nuestro planeta y examina el grado de contaminación del espacio.

Basura espacial

Dmitry Belyaev,

Metro World News

La chatarra espacial son objetos artificiales que se han creado a partir de las actividades humanas en el espacio y que ya no son funcionales. Se trata de objetos muy diversos, como grandes etapas superiores usadas de vehículos de lanzamiento, satélites retirados del servicio, piezas más pequeñas procedentes de explosiones o colisiones de todos los tamaños, hasta copos submilimétricos. Y su cantidad va en aumento.

Según los expertos, el principal motor del aumento observado de los desechos es la creciente importancia del espacio para una multitud de aplicaciones, es decir, que cada vez utilizamos más satélites que antes. Además, la mitigación de la creación de desechos espaciales no ha sido suficiente en el pasado y, a pesar de algunas mejoras visibles, todavía no lo es. En el futuro también se producirán explosiones y colisiones que crearán más fragmentos.

Cada pocas semanas se producen reentradas incontroladas de objetos de mayor tamaño a la Tierra. En 2022, hubo dos incidentes de desechos espaciales que volvieron a la Tierra en lugares inesperados. La mayoría de ellos se producen sobre los mares, ya que cubren la mayor parte de la superficie de nuestro planeta.

“En general, las actividades de lanzamiento están aumentando y, con ello, esperamos que en el futuro haya más reentradas de objetos, etapas superiores y satélites tras el fin de su vida útil. Esperamos que las reentradas controladas se adopten con mucha más frecuencia. Sin embargo, en el futuro también se producirán reentradas no controladas”, explica a Metro Tim Flohrer, jefe de la Oficina de Desechos Espaciales de la Agencia Espacial Europea.

Pero, ¿cuál es el riesgo de ser alcanzado por la caída de basura espacial?

“El riesgo para una sola persona es muy bajo. El principal peligro -y esto nos afectaría a todos- es la no disponibilidad de nuestra infraestructura espacial. Todos utilizamos hoy en día muchas aplicaciones y servicios que dependen del espacio, ya sea para facilitar la navegación, la comunicación global asequible, la sincronización de relojes para el comercio, la mejora de la predicción meteorológica y el apoyo en caso de catástrofes... Si esas tecnologías dejaran de estar disponibles porque los desechos espaciales hacen que la operación sea demasiado costosa, podría tener un gran impacto en nuestro moderno modo de vida conectado”, explicó.

Para resolver el problema, es necesario mitigar mejor la creación de basura espacial y, en algunas regiones en las que potencialmente utilizamos en exceso la capacidad del espacio, hay que retirar activamente los objetos más grandes que corren el riesgo de crear más fragmentos en el futuro.

“Para ambas cosas, la mitigación y la remediación del entorno, necesitamos desarrollar y demostrar soluciones a través de la tecnología. En la ESA dirigimos el Programa de Seguridad Espacial, en el que nuestros Estados miembros nos piden que avancemos en esta dirección. Un ejemplo destacado es Clearspace-1, que demostrará la retirada de forma integral de un objeto propiedad de la ESA”, dijo Flohrer.

Y concluyó: “Además, también esperamos más iniciativas para coordinar (y regular) el tráfico espacial para un mejor uso de un recurso compartido. También esperamos que en el futuro el consumo del espacio como recurso por parte de aplicaciones y servicios tenga que hacerse más visible”.

“El riesgo global que suponen los desechos espaciales aumentará con el número de objetos que se lancen. Los planes actuales de las empresas privadas y las agencias espaciales de todo el mundo incluyen el lanzamiento de muchos más objetos al espacio, lo que aumentará la cantidad de desechos en órbita”

—  Cagri Kilic, investigador postdoctoral de la Universidad de Virginia Occidental, EE.UU.

ENTREVISTA

Cagri Kilic, investigador postdoctoral de la Universidad de Virginia Occidental, EE.UU.

Háblenos de la situación actual de la basura espacial en Marte.

— Por ahora no hay ninguna preocupación inmediata. Sin embargo, deberíamos empezar a pensar en qué hacer con los desechos que se estrellan y se dispersan. Actualmente, tenemos al menos 10000 kg de objetos fabricados por el hombre en Marte. Esta cifra procede en realidad de la masa de todas las naves espaciales con capacidad científica que han tocado la superficie de Marte (es decir, sin incluir los orbitadores). La masa total sería entre tres y seis veces superior a esta cifra. Por ejemplo, la masa depositada en la superficie de cada misión del MER es de 539 kg, pero los propios vehículos orbitadores tienen 185 kg de masa cada uno. La verdadera razón por la que los restos en Marte son importantes es por su lugar en la historia. Personalmente, no quiero llamar a las naves espaciales intactas pero no funcionales basura espacial. Son reliquias históricas. Las naves espaciales y sus piezas son los primeros hitos de la exploración planetaria humana. Quizá algún día podamos visitar su ubicación y ver los esfuerzos pioneros en la exploración planetaria.

¿Por qué hay tantos desechos?

— Los desechos son bastante comunes en las misiones espaciales. Sólo que ahora podemos verlos mejor gracias a la mejora de la tecnología de las cámaras y al éxito actual del Rover Perseverance y del helicóptero Ingenuity Mars. Los equipos de imagen de las futuras misiones podrán identificar más fácilmente los restos del Aterrizaje de Entrada y Descenso (EDL) en las imágenes. No se trata de cuánto hemos desordenado la superficie marciana; debemos responder a la pregunta: “¿pueden estos restos afectar a la misión?” En mi opinión, sólo llevamos 50 años de exploración en Marte, y la masa total de desechos espaciales es bastante baja si queremos pensar en la masa total de desechos.

¿Cuáles son los principales problemas que causa la basura espacial?

— Toda misión a la superficie marciana requiere un módulo que proteja la nave. Este módulo incluye un escudo térmico para cuando la nave atraviesa la atmósfera del planeta y un paracaídas y un equipo de aterrizaje para que pueda aterrizar suavemente. Sin embargo, el verdadero problema no es la cantidad de masa que pongamos ahí. Las piezas desechadas del módulo EDL pueden posarse en diferentes lugares de la superficie del planeta: puede haber un escudo térmico inferior en un lugar y un paracaídas en otro. Cuando estos restos se estrellan contra el suelo, pueden romperse en trozos más pequeños, como ocurrió durante el aterrizaje del Rovers Perseverance en 2021. Los pequeños escombros dispersos pueden viajar con los vientos marcianos y pueden atascar a los robots. La otra preocupación de los científicos sobre los desechos en Marte es el riesgo que supone para las misiones actuales y futuras. Los equipos de Perseverance documentan todos los residuos que encuentran y comprueban si alguno de ellos podría contaminar las muestras que el rover está recogiendo. El riesgo de contaminación tiene que ver con la pureza del material que se recoge, no con la contaminación microbiana. Recientemente han aparecido nuevos restos, que muy probablemente sean un trozo de tela, algo sobrante del paracaídas de Perseverance, o de la etapa de descenso o de la carcasa trasera. Afortunadamente, esto no afectó al vuelo del helicóptero Ingenuity Mars.

¿Es posible resolver la situación?

— Por ahora no hay ningún problema inmediato; sin embargo, la principal preocupación de los científicos respecto a los desechos en Marte es el riesgo que suponen para las misiones actuales y futuras. Los equipos de Perseverance están documentando todos los restos que encuentran y comprobando si alguno de ellos podría contaminar las muestras que el rover está recogiendo. Sin embargo, el rover Perseverance lleva un conjunto de tubos testigo, que son tubos precargados con materiales que se exponen sistemáticamente al entorno marciano y del Rover para documentar mejor la limpieza de las muestras. Los ingenieros de la NASA también han considerado si Perseverance podría enredarse en los restos del aterrizaje, pero han concluido que el riesgo es bajo.

¿Qué podemos esperar en el futuro?

— Creo que a ninguna agencia espacial le gustaría que los desechos se convirtieran en basura de un planeta. Por ello, creo que podemos utilizar la mayoría de estos desechos en Marte y podemos investigar con ellos. Creo que la humanidad no cometerá el mismo error que hemos cometido con nuestro planeta, la Tierra.

CIFRA

1 entre 10mil

son las probabilidades estimadas de que los desechos espaciales golpeen a alguien.

Tags

Lo Último


Te recomendamos