Noticias

Nueva York “huele a comida podrida”: crecen las quejas por el mal olor que impregna la ciudad

La Gran Manzana al parecer no es tan elegante como la muestran en las películas.

El ambiente en Nueva York suele ser amigable durante el verano, con sol y agradables temperaturas que invitan a todos a salir de sus hogares. Este año parece no ser así, pues si bien la ciudad brilla y no hay frío, las calles han adoptado un horrible hedor y miles de personas han comenzado a quejarse.

En décadas anteriores se habían visto numerosas quejas por el mal olor, quizás por alguna acumulación de basura como pasó en los 80 durante la huelga de recolectores, o por algún trabajo mal hecho en las alcantarillas, sea como fuese, los neoyorquinos siempre se hacen escuchar en cuento la ciudad comienza a apestar.

El mal olor en Nueva York genera una enorme cantidad de quejas por parte de sus habitantes

Sin duda este parece ser el peor caso de mal olor en los últimos años, pues el número de quejas ha llegado a un tope histórico y parece que seguirá subiendo, cada vez son más las personas que se quejan por la mala administración de la situación. Se han hecho todo tipo de símiles para intentar describir el mal olor.

“Todas las mañanas huele a rancio, a comida podrida que ha estado allí por un tiempo” comentó un portero de un edificio en Times Square. El medio local New York Post ha salido a la calle para recopilar una serie de interesantes reacciones ante el mal olor.

“No importa lo que hagas, si te rocías con una botella de perfume o Chanel No. 5, el aroma sigue en la punta de tu nariz. O no sales de tu casa o simplemente lidias con ello” comentó Jaiden Williams del distrito de Hell’s Kitchen.

¿A qué se debe el mal olor de Nueva York?

Según los datos, la gran manzana es una de las zonas con más personas sin hogar de todo Estados Unidos y al mismo tiempo una de las zonas con menos apoyo a dichas personas, poniendo la limpieza de las calles en una situación complicada.

Además, la basura está llegando a un nivel impresionante en algunas zonas, lo que hace que los orgánicos se pudran generando una mezcla horrible de olores. Parece que la ciudad que nunca duerme va a necesitar una buena reforma sanitaria más temprano que tarde para lidiar con este problema.

Tags

Lo Último


Te recomendamos