Noticias

Sudá Sudán reconoce fallos de las autoridades tras la muerte de más de 200 personas en enfrentamientos en Darfur

La OMS condena los ataques contra instalaciones médicas y pide el fin inmediato de los “ataques insensatos y brutales contra civiles”

La OMS condena los ataques contra instalaciones médicas y pide el fin inmediato de los «ataques insensatos y brutales contra civiles»

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Las autoridades militares de Sudán han reconocido fallos tras los últimos enfrentamientos intercomunitarios en la región de Darfur Occidental, situada en el oeste del país, , que se han saldado con más de 200 muertos y que han incluido ataques contra instalaciones sanitarias.

El vicepresidente del Consejo Soberano de Transición, Mohamed Hamdan Dagalo, ha señalado que todas las partes implicadas son víctimas de «planes maliciosos» por parte de «partes hostiles» al país, al tiempo que ha reconocido fallos por parte del Estado a la hora de hacer frente a la situación.

Así, el también jefe del grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), ha pedido hacer un trabajo de análisis sobre la «sedición» y los enfrentamientos y ha argumentado que las autoridades llevan tres años trabajando como «bomberos» e intentando apagar diversos fuegos en Darfur.

Dagalo, conocido popularmente como ‘Hemedti’, ha desvelado además que las autoridades sudanesas crearán un comité para investigar estos incidentes y ha agregado que estará encabezado por el fiscal general, tal y como ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

El gobernador de Darfur Occidental, Jamis Abdalá Abkar, elevó el martes a 201 los muertos y 103 los heridos por los nuevos enfrentamientos, que estallaron la semana pasada y han tenido su epicentro en la ciudad de Kreinik, situada en los alrededores de la capital estatal, El Geneina.

Testigos citados por el portal sudanés de noticias Sudan Tribune han indicado que en los enfrentamientos han participado miembros de las RSF y antiguas milicias ‘yanyauid’, aliadas del expresidente Omar Hasán al Bashir –derrocado en 2019– y acusadas de crímenes de guerra y contra la humanidad en el conflicto en Darfur.

Abdalá Abkar acusó a milicias árabes de llevar a cabo ataques indiscriminados contra Kreinik y de cometer crímenes contra la humanidad, al tiempo que condenó la retirada de fuerzas gubernamentales de la zona, que dejó a los civiles expuestos a estos asaltos.

Por su parte, el portavoz del Ejército, Nabil Abdalá, ha negado la participación de soldados en los enfrentamientos y ha recalcado que «el Ejército no es cómplice en la violencia sangrienta que tiene lugar en áreas de Darfur Occidental».

Abdalá ha hecho además hincapié en que se investigarán las acusaciones sobre la participación de las RSF en los ataques, si bien dijo que «eso no implica la participación de componentes del sistema de seguridad en los ataques, ya que sería un acto individual». «Los implicados tendrán que rendir cuentas», zanjó.

CONDENA DE LA OMS

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha condenado los ataques contra instalaciones sanitarias en Darfur Occidental y ha pedido un cese inmediato de los enfrentamientos, que se han saldado con la muerte de al menos dos trabajadores sanitarios.

«Estamos extremadamente alarmados por los informes sobre un aumento de la violencia en Kreneik y otras áreas de Darfur Occidental», ha dicho el director regional del organismo para el Mediterráneo Oriental, Ahmed al Mandhari.

Así, la OMS ha reclamado «el fin inmediato de los ataques insensatos y brutales contra los civiles, los trabajadores sanitarios e instalaciones sanitarias» y ha subrayado que los ataques contra estas instalaciones suponen una violación del Derecho Internacional.

«Los trabajadores sanitarios que dan una atención vital a civiles heridos están sobrepasados y no deben estar en riesgo de intimidación o ataque», ha reseñado Al Mandhari, según un comunicado publicado este jueves por el organismo internacional.

«Mientras siguen aumentando las necesidades de atención por traumatismos agudos y menos actores internacionales humanitarios pueden trabajar sobre terreno debido a preocupaciones de seguridad, son los civiles inocentes los que soportan la carga de este acceso reducido a la atención sanitaria», ha argüido.

La OMS ha reseñado además que sigue trabajando con el Ministerio de Sanidad de Sudán y otras agencias para intentar garantizar que los hospitales y otras instalaciones médicas, especialmente en Darfur Occidental, continúan operativas a través del entrenamiento de trabajadores sanitarios y líderes comunitarios y la entrega de suministros.

La región de Darfur ha sido escenario de un repunte de las tensiones intercomunitarias a pesar del histórico acuerdo de paz de octubre de 2020 con varios grupos rebeldes, que intenta poner fin a los combates que estallaron en 2003, que han dejado al menos 300.000 muertos y más de 2,5 millones de desplazados.

El expresidente Omar Hasán al Bashir –derrocado en un golpe de Estado en abril de 2019–, así como otros altos cargos durante su mandato, son buscados por el TPI por supuestos crímenes de guerra y contra la Humanidad en el marco de este conflicto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos