Noticias

Recorte de gas ruso golpea a Europa; cuesta poco a Putin

BRUSELAS (AP) — Dejar sin gas natural a Polonia y Bulgaria le costó muy poco al presidente de Rusia Vladimir Putin, pero la medida ha incrementado la presión sobre los países europeos que luchan por encontrar la manera de reducir las importaciones energéticas que alimentan los cofres de guerra del Kremlin y mantener un frente unido en torno a la guerra en Ucrania.

Funcionarios de la Unión Europea aseguran que ceder a las exigencias de Putin de pagar el gas en rublos violaría las sanciones impuestas por Occidente debido a la invasión. Rusia cortó el suministro a Polonia y Bulgaria después de rehusarse a cumplir con la demanda, y ambas naciones aseguran que se las ingeniarán debido a que ya habían tomado medidas para poner fin a su dependencia en los energéticos rusos.

Los analistas afirman que existe suficiente ambigüedad en la postura europea como para permitirle al Kremlin seguir intentando socavar la unidad entre las 27 naciones integrantes de la UE, incluso si una amenaza más extensa de dejar de proveer gas a clientes más importantes como Alemania e Italia resulta ser una advertencia vacía por las enormes pérdidas que esto significaría.

El cese de suministros causó escalofríos entre funcionarios de la UE que se preguntan cómo es que sus compañías de servicios públicos brindarán calefacción y generarán electricidad el próximo invierno. La enorme perturbación en lo que Putin percibe como una alianza hostil tuvo costos mínimos para el mandatario ruso, ya que Polonia y Bulgaria son consumidores relativamente menores cuyos contratos de cualquier forma estaban por expirar a finales del año.

La importación total de gas de Polonia fue de apenas 10.000 millones de metros cúbicos anuales, un porcentaje menor considerando que Europa importa 155.000 millones de metros cúbicos de Rusia. Esa cantidad de gas ya llega a Polonia desde otras naciones europeas.

El gigante energético ruso Gazprom ha perdido relativamente pocos ingresos, pero abrió un nuevo frente en su confrontación con Europa.

Putin está creando “un sistema en el que básicamente puede dividir países, tal como lo estamos viendo: aquellos que no quieran cumplir con este nuevo esquema quedarán sin suministro, mientras que otros intentarán cumplir y básicamente irán en contra de las indicaciones de la Unión Europea”, señaló Simone Tagliapietra, analista en materia de energía y miembro de grupo de expertos Bruegel, con sede en Bruselas.

Europa le paga a Rusia alrededor de 850 millones de dólares diarios por el petróleo y gas natural, incluso mientras los gobiernos condenan la guerra. Es el resultado de décadas en las que Rusia fue considerado un proveedor confiable de gas a bajo costo a pesar de las advertencias de Polonia y otras naciones del centro y este de Europa de que Moscú podría usar los energéticos como un arma. Mientras Europa necesite gas y petróleo, esas ventas son el pilar del presupuesto del Kremlin.

John Lough, miembro asociado del programa sobre Rusia y Eurasia del centro de estudios Chatham House, dijo que el corte de gas a Polonia y Bulgaria tiene como fin ser una señal para los principales importadores, Alemania e Italia, que obtienen el 40% de su gas de Rusia.

“Pero si tienen que cumplir sus amenazas, entonces tienen que cortarse la nariz para no herir la cara”, dijo sobre los funcionarios rusos. “Y eso es un gran problema. Así que es una especie de juego de ver quién cede primero”.

___

Los periodistas de The Associated Press Karel Janicek, en Praga, y Maria Grazia Murru y Nicole Winfield, en Roma, contribuyeron a este despacho.

Tags

Lo Último


Te recomendamos