Noticias

Granjeros en frontera Oregon-California recibirán menos agua

PORTLAND, Oregon, EE.UU. (AP) — Las granjas irrigadas por un lago de administración federal en la frontera de California con Oregon y una tribu indígena que lucha para proteger al salmón volverán a recibir mucho menos agua este verano debido a una sequía de proporciones históricas en el oeste de Estados Unidos.

Más de 1.000 granjeros y rancheros que extraen agua del río de 407 kilómetros (257 millas) de largo que fluye desde el lago Upper Klamath hacia el Océano Pacífico tendrán acceso a prácticamente la séptima parte de la cantidad que recibirían en un año más húmedo, anunció el lunes la Oficina de Recuperación del Departamento del Interior de Estados Unidos. Los salmones que migran río abajo recibirán cerca de la mitad del agua que obtendrían si los embalses estuvieran llenos.

Es el tercer año en fila que una intensa sequía ha impactado a los granjeros, los peces y las tribus en una región en la que no hay agua suficiente para satisfacer la demanda.

La Oficina de Recuperación del Departamento del Interior, que gestiona el proyecto de riego, anunció un fondo de 15 millones de dólares para asistencia de los granjeros afectados y 5 millones de dólares para las tribus indígenas a consecuencia de su decisión. Además, les advirtió a los granjeros que rebasar los límites de extracción establecidos conlleva el riesgo de reducciones adicionales en la irrigación y acciones jurídicas. La agencia decide las asignaciones cada año, tomando en cuenta fallos de los tribunales que requieren que los lagos mantengan ciertos niveles para sustentar a dos especies de peces que se encuentran en la lista federal de especies en peligro.

El flujo hacia el lago Upper Klamath se encuentra en mínimos históricos, indicaron los administradores del agua, y las asignaciones de agua podrían disminuir aún más si empeoran las condiciones de sequía este verano. El verano pasado los irrigadores no recibieron ni una gota.

“Desearíamos tener mejores noticias hoy. Obviamente no hay ganadores en este año decisivo, ya que los intereses de todos están siendo afectados: La pesquería, las tribus agrícolas y las aves acuáticas. Pero, dada la hidrología actual con la que tenemos que trabajar, hicimos el mejor trabajo que pudimos”, declaró Ernest Conant, el director regional de la agencia.

Los irrigadores expresaron su asombro e ira al enterarse de la noticia y dijeron que no estaban seguros de poder sobrevivir otra temporada de cultivo sin los suministros adecuados de agua. La cantidad de agua disponible es menos del 15% de lo que los granjeros necesitan, según Ben DuVal, presidente de la Asociación de Usuarios de Agua de Klamath, quien opera una granja en Tulelake, California.

“Tenemos 170.000 acres (68.800 hectáreas) que podrían ser irrigadas este año, y estamos listos para ponernos a trabajar”, señaló. “En un solo acre podemos producir más de 50.000 libras (22.700 kilos) de trigo. Este año, la mayor parte de esa tierra no producirá nada de alimentos porque el gobierno está denegando el agua para la irrigación”.

De acuerdo con la ley, el agua del lago debe ser mantenida a cierto nivel para proteger a sus peces chupadores, una especie clave para el patrimonio de las tribus Klamath en el sur de Oregon.

El salmón coho que habita en el bajo río Klamath, río abajo de la represa, también requiere del agua del lago para mantener a raya a un parásito letal que prospera en aguas cálidas que avanzan lentamente. Este salmón se encuentra en la lista federal de especies en peligro y es venerado por la tribu yurok, la segunda tribu indígena de mayor tamaño en California.

Frankie Myers, vicepresidente de los yurok, dijo que el hecho de que el salmón, los peces chupadores y las aves acuáticas estén compitiendo por el agua de la región es un “indicio directo del colapso ecológico provocado por la extracción de agua”. Dijo que los yurok nunca dejarán de trabajar para salvar al salmón.

Tags

Lo Último


Te recomendamos