Noticias

Sri La coalición del presidente pide el cese del primer ministro y la formación de un nuevo gobierno

Los once partidos que conforman la coalición aliada del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, han pedido al mandatario que destituya inmediatamente a su hermano y primer ministro del país, Mahinda, tras la ola de protestas contra la corrupción y el nepotismo del Gobierno, en medio de la peor crisis económica de los últimos años en el país.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Los once partidos que conforman la coalición aliada del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, han pedido al mandatario que destituya inmediatamente a su hermano y primer ministro del país, Mahinda, tras la ola de protestas contra la corrupción y el nepotismo del Gobierno, en medio de la peor crisis económica de los últimos años en el país.

Aunque el presidente ya ha desmantelado la mayor parte del ejecutivo previo, su hermano sigue todavía en la Jefatura del Gobierno a pesar de que este mismo sábado el país era escenario de la mayor protesta de los últimos tiempos contra las autoridades, a quienes exigen la desaparición del clan Rajapaksa de la vida política.

Así las cosas, los aliados del presidente le han expuesto sus sugerencias para el futuro del país a través de una misiva firmada entre otros por el exmandatario Maithripala Sirisena, presidente del Partido de la Libertad de Sri Lanka; otros miembros de la coalición e incluso una representación de los 40 diputados del partido de Rajapaksa, el Frente Popular de Sri Lanka, que le retiraron su respaldo hace dos semanas.

Los diputados han propuesto el nombramiento de un Consejo Ejecutivo Nacional con la participación de todos los partidos — básicamente, un Gobierno de concentración — para resolver la crisis, y el nombramiento de un nuevo primer ministro, así como un gabinete de consenso parlamentario.

La misiva también insta al presidente a trabajar con el primer ministro y el gabinete en funciones y a que convoque elecciones en el menor tiempo posible, informa el portal de noticias Colombo Page.

Mientras tanto, la principal coalición opositora de Sri Lanka, Poder del Pueblo Unido (PPU), sigue adelante con su iniciativa para declarar un juicio político contra el presidente Rajapaksa, dirigida contra los amplios poderes que se atribuyó el presidente ceilandés hace dos años, después de arrasar en las elecciones de noviembre de 2019.

La Enmienda 20 de la Constitución, que el PPU quiere abolir en último término, confieren al presidente, entre otros aspectos, un dominio absoluto sobre las fuerzas de seguridad y las agencias anticorrupción, con el agravante de que el mandatario ha sido acusado en numerosas ocasiones de ejercer un descarado ejercicio de nepotismo al ofrecer a su hermano Mahinda el retorno al cargo de primer ministro.

El máximo responsable opositor en el Parlamento, Lakshman Kiriella, ha confirmado así este domingo que el PPU había decidido seguir adelante con la moción de censura contra el gobierno y reunir el apoyo de los diputados disidentes del partido del presidente.

Así pues, Kiriella ha confirmado que el líder opositor, Sajith Premadasa, se reunirá en breve con diputados de otros partidos para obtener su apoyo. «Confiamos en los números, ya que intentaremos reunir el apoyo de algunos diputados del Frente, así como de aquellos que han decidido independizarse», ha declarado Kiriella en comentarios recogidos por el diario ceilandés ‘Daily Mirror’.

Todo esto ocurre un día después de que más de 25.000 personas acabaran concentradas el sábado en la capital económica de Sri Lanka, Colombo, para exigir la dimisión del presidente, en la expresión más numerosa hasta el momento contra las autoridades del país.

Los manifestantes llegaron paulatinamente a lo largo de todo el día hasta acabar concentrados frente a la oficina del presidente, cada vez más acosado por la presión popular.

Los concentrados pertenecían a buena parte de los extractos de la sociedad: estudiantes, periodistas, abogados, empresarios e incluso actores, todos ellos presentes delante de un fuerte despliegue policial, aunque sin incidentes.

Los manifestantes han mantenido la protesta a lo largo de esta pasada noche, mientras la gente sigue haciendo cola para comprar diésel y queroseno en las gasolineras de Colombo y sus alrededores, ya que el país se enfrenta también a una grave escasez de combustible y gas para cocinar.

Tags

Lo Último


Te recomendamos