Noticias

Estados La deuda pública mundial se disparará en 2022, hasta un récord de más de 65 billones de euros

La gestora alerta de que en 2022 los costes de servicio de la deuda crecerán de manera significativa

La gestora alerta de que en 2022 los costes de servicio de la deuda crecerán de manera significativa

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La deuda pública mundial, que en 2021 aumentó un 7,8%, hasta los 65,4 billones de dólares (60 billones de euros), se disparará este año un 9,5%, hasta alcanzar un récord de 71,6 billones de dólares (65,4 billones de euros), con Estados Unidos, Japón y China como principales responsables de este aumento, según la segunda edición del Janus Henderson Sovereign Debt Index.

De este modo, después de que todos los países analizados aumentasen su endeudamiento en 2021, desde el inicio de la pandemia, la deuda pública mundial se ha incrementado en más de un 25%, desde los 52,2 billones de dólares de enero de 2020 hasta su nivel récord actual.

«La pandemia ha tenido un enorme impacto en la deuda pública y los efectos secundarios se seguirán notando aún un tiempo», ha señalado Bethany Payne, gestora de carteras del equipo de renta fija de Janus Henderson, para quien la guerra en Ucrania también ejercerá presión sobre los gobiernos occidentales para pedir más dinero prestado con el que financiar el creciente gasto en defensa.

La deuda de China fue la que creció a mayor ritmo y cuantía en términos de efectivo, con un aumento del 20%, o 650.000 millones de dólares (593.699 millones de euros), mientras que entre las grandes economías desarrolladas, Alemania registró el mayor incremento porcentual, con una subida del endeudamiento del 14,7%, casi el doble que la media mundial.

A pesar de los crecientes niveles de endeudamiento, la gestora de activos ha destacado que los costes del servicio de la deuda se mantuvieron bajos, puesto que en 2021 el tipo de interés efectivo sobre la totalidad de la deuda pública mundial fue de tan solo el 1,6%, por debajo del 1,8% de 2020.

Esto hizo que el coste del servicio de toda la deuda se redujera desde los 1,07 billones de dólares (977.320 millones de euros) en 2020 hasta 1,01 billones de dólares (922.520 millones de euros) en 2021.

Asimismo, la fuerte recuperación económica mundial del año pasado mejoró la ratio deuda/PIB mundial del 87,5% de 2020 al 80,7% de 2021, dado que el rebote de la actividad económica superó al incremento en el endeudamiento.

Sin embargo, Janus Henderson ha advertido de que en 2022 «los costes de servicio de la deuda crecerán de manera significativa», ya que espera que la carga por intereses a nivel mundial se incremente un 14,5% a unos tipos de cambio constantes, hasta 1,16 billones de dólares (1,05 billones de euros).

«El prisma del largo plazo muestra un cambio drástico», ha alertado la gestora, recordando que, en las dos últimas décadas, la deuda pública casi se ha triplicado a escala mundial, pero gracias a la reducción en los tipos de interés que acompañó primero a la crisis financiera mundial y después a la pandemia «ha provocado que los costes de intereses se hayan ampliado únicamente en un 33%».

En este sentido, ha indicado que el mayor impacto por este aumento de la carga del servicio de la deuda lo notará el Reino Unido, debido a los mayores tipos de interés, el impacto de la aceleración de la inflación sobre la deuda británica indexada y el coste del desmantelamiento del programa de relajación cuantitativa

«Pese a la reciente volatilidad, los inversores pueden encontrar oportunidades en los mercados de deuda pública», ha apuntado Bethany Payne, para quien en la actualidad «la temática es la divergencia», mientras que en los dos primeros años de la pandemia lo fue modo en que los mercados de bonos de todo el mundo estaban convergiendo.

«El cambio de paradigma ya está en marcha en EE.UU., Reino Unido, Canadá y Australia. Actualmente, estos países están centrados en cómo endurecer su política monetaria para moderar la inflación, mientras que otras regiones siguen relajándola», añade.

De este modo, respecto a la asignación de activos, la experta ha observado dos áreas de oportunidad. «Una es China, dedicada activamente a relajar la política monetaria, y la otra Suiza, que cuenta con más protección frente a la presión inflacionaria», ha señalado.

DEUDA DE ESPAÑA

En el caso de España, el aumento en la deuda pública se ralentizó en 2021 hasta el 7,5% a tipos de cambio constantes, ligeramente por debajo de la media mundial del 7,8%, hasta una cifra récord de 1,64 billones de dólares (1,5 billones de euros), lo que cuadruplica el nivel existente a principios del siglo.

La carga de intereses de España llegó el año pasado a 20.000 millones de dólares (18.268 millones de euros) y fue la más baja desde 2007. Se trata de un volumen similar al de Alemania, pero con una economía y una población de mucho menor tamaño, ha señalado el informe.

De cara al futuro, la ratio deuda/PIB estimada para el año 2025 en España será del 119%, lo que equivaldría a 1,896 billones de dólares (1,73 billones de euros). De este modo, la ratio de deuda sobre PIB se situaría al nivel de Francia (115%) y un poco por debajo de las previsiones para Italia (151%) o Grecia (199%).

«Aunque la deuda seguirá en aumento en 2022, esperamos que se mantenga esta tendencia a la baja en el ritmo de crecimiento, ayudando a mitigar en la carga de intereses el impacto de la inflación y endurecimiento de las políticas monetarias, que impulsarán al alza el coste de las nuevas necesidades de financiación», ha subrayado Juan Fierro, director para Iberia en Janus Henderson.

Tags

Lo Último


Te recomendamos