Noticias

Primera detección de reducciones regionales de CO2 de origen humano

Por primera vez, la tecnología satelital ha permitido detectar fluctuaciones regionales a la baja a corto plazo en el CO2 atmosférico debido a las emisiones de las actividades humanas.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Por primera vez, la tecnología satelital ha permitido detectar fluctuaciones regionales a la baja a corto plazo en el CO2 atmosférico debido a las emisiones de las actividades humanas.

Utilizando una combinación de satélites de la NASA y modelos atmosféricos, los científicos realizaron una detección única en su tipo de los cambios en las emisiones humanas de CO2.

El nuevo estudio utiliza datos del Orbiting Carbon Observatory-2 (OCO-2) de la NASA para medir las caídas en las emisiones de CO2 durante la pandemia de COVID-19 desde el espacio. Con productos de datos diarios y mensuales ahora disponibles para el público, esto abre nuevas posibilidades para rastrear los efectos colectivos de las actividades humanas en las concentraciones de CO2 casi en tiempo real.

Estudios anteriores investigaron los efectos de los bloqueos al principio de la pandemia y encontraron que los niveles globales de CO2 cayeron ligeramente en 2020. Sin embargo, al combinar los datos de alta resolución de OCO-2 con herramientas de modelado y análisis de datos del Sistema de Observación de la Tierra Goddard (GEOS) de la NASA, el equipo pudo resolver qué cambios mensuales se debieron a la actividad humana y cuáles se debieron a causas naturales a escala regional. Esto confirma estimaciones anteriores basadas en datos económicos y de actividad humana.

Las mediciones del equipo mostraron que en el hemisferio norte, el crecimiento de las concentraciones de CO2 generado por el hombre disminuyó de febrero a mayo de 2020 y se recuperó durante el verano, en consonancia con una disminución de las emisiones globales del 3% al 13% para el año.

Los resultados representan un gran avance para los investigadores que estudian los efectos regionales del cambio climático y rastrean los resultados de las estrategias de mitigación, dijo el equipo. El método permite la detección de cambios en el CO2 atmosférico solo uno o dos meses después de que ocurran, proporcionando información rápida y procesable sobre cómo están evolucionando las emisiones humanas y naturales.

Hasta hace poco, medir este tipo de cambios no era posible con la tecnología satelital. El satélite OCO-2 de la NASA tiene espectrómetros de alta precisión diseñados para detectar fluctuaciones aún más pequeñas en el CO2 y, combinado con el modelo integral del sistema GEOS Earth, fue perfecto para detectar los cambios relacionados con la pandemia.

«OCO-2 no fue diseñado para monitorear emisiones, pero está diseñado para ver señales aún más pequeñas que las que vimos con COVID», dijo en un comunicado el autor principal Brad Weir, científico investigador de Goddard y Morgan State University. Weir explicó que uno de los objetivos de investigación de la misión OCO-2 era rastrear cómo cambiaron las emisiones humanas en respuesta a las políticas climáticas, que se espera que produzcan cambios pequeños y graduales en el CO2. «Esperábamos que este sistema de medición pudiera detectar una gran interrupción como COVID».

El equipo comparó los cambios medidos en el CO2 atmosférico con estimaciones independientes de cambios en las emisiones debido a los cierres. Además de confirmar esas otras estimaciones, la concordancia entre los modelos de emisiones y las mediciones de CO2 atmosférico proporciona una fuerte evidencia de que las reducciones se debieron a las actividades humanas.

GEOS aportó información importante sobre patrones de viento y otras fluctuaciones climáticas naturales que afectan las emisiones y el transporte de CO2. «Este estudio realmente reúne todo para atacar un problema enormemente difícil», dijo Ott.

Tags

Lo Último


Te recomendamos