Noticias

HRW acusa a Bangladesh de impedir a los rohingyas “vivir libre e independientemente” e imponer restricciones

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado este lunes a las autoridades de Bangladesh de imponer restricciones contra los rohingyas que se encuentran en los campamentos de refugiados e impedir que “vivan libre e independientemente”.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado este lunes a las autoridades de Bangladesh de imponer restricciones contra los rohingyas que se encuentran en los campamentos de refugiados e impedir que «vivan libre e independientemente».

Así, ha señalado que el Gobierno ha estado limitando sus «movimientos, su estilo de vida y su educación», además de haber «destruido miles de tiendas de forma arbitraria» y haber obstaculizado en gran medida su capacidad para desplazarse entre los campos de Cox’s Bazar, en el sur del país.

«Bangladesh está desbordado y acoge a casi un millón de refugiados rohingyas, pero recortar sus oportunidades de trabajo y estudio solo los hará más vulnerables y dependientes de las ayudas», ha manifestado Meenakshi Ganguly, directora de la organización para el sur de Asia.

En este sentido, ha instado al Gobierno a formalizar y expandir las «oportunidades de empleo para reforzar su confianza y permitir que logren apoyar a sus familias y comunidades».

El empeoramiento de la situación en los campos aumenta la preocupación sobre la posibilidad de que las autoridades estén «actuando deliberadamente para forzarlos a irse», según ha alertado la ONG, que ha matizado que incluso antes de la demolición de las tiendas, el acceso al empleo era la «mayor preocupación» de los rohingyas que se encuentran en los campos.

La economía informal supone para ellos una fuente de «recursos vitales» que permite suplir necesidades básicas. Sin embargo, las autoridades comenzaron en octubre de 2021 a desmantelar pequeñas tiendas en los campos sin previa notificación, lo que provocó que unas 3.000 tiendas fueran destruidas.

Así, los refugiados han señalado que carece de oportunidad para sacar adelante sus negocios. «Desde la demolición, las autoridades no nos dejan emprender ningún negocio», ha manifestado Mohamed Alí.

«Dicen que está prohibido y que no estamos viviendo en nuestro país sino en otro, por lo que no podemos hacer dinero aquí», ha explicado. HRW ha matizado por su parte que Bangladesh tiene «la obligación de garantizar que todo el mundo bajo su jurisdicción, incluidos los refugiados, tienen acceso a los derechos fundamentales, incluido el de libre movimiento, educación y sanidad».

La organización ha instado así a los donantes, entre los que se encuentran Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y Australia a aumentar los fondos destinados a las «tremendas» necesidades de los rohingyas en Bangladesh hasta que se revieran estas «restricciones».

«Deben contribuir a que los rohingyas tienen acceso a la educación, el empleo y otras herramientas necesarias para reconstruir sus vidas», ha manifestado Ganguly, que ha indicado que es «vital que los gobiernos trabajen de forma conjunta y muestren solidaridad ante los crímenes atroces a los que se tienen que enfrentar los rohingyas en Birmania».

Tags

Lo Último


Te recomendamos