Noticias

Libia.- La ONU advierte de que la crisis política podría generar “inestabilidad” y pide elecciones “lo antes posible”

Dice que trabaja para “generar un consenso entre las instituciones libias” sobre un marco constitucional para la votación

Dice que trabaja para «generar un consenso entre las instituciones libias» sobre un marco constitucional para la votación

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Políticos y de Construcción de la Paz, Rosemary DiCarlo, ha advertido de que la crisis política en Libia, donde existen en estos momentos dos gobiernos paralelos, podría llevar a una «inestabilidad» y ha pedido a las partes que acuerden una base constitucional para celebrar elecciones «lo antes posible».

DiCarlo ha señalado antes el Consejo de Seguridad de la ONU que el organismo ha recibido informaciones de que la votación en la Cámara de Representantes para dar su confianza a un gobierno encabezado por Fazi Bashaga «estuvo marcada por errores de procedimiento y amenazas de violencia», lo que «impacta sobre la credibilidad del proceso».

Pese a ello, Bashaga ha asegurado que espera que el primer ministro de unidad, Abdul Hamid Dbeibé, le traspase las competencias, algo que se ha negado a hacer, argumentando que su mandato no concluyó tras el aplazamiento de las presidenciales del 24 de diciembre, tal y como argumenta la Cámara de Representantes, con sede en el este del país.

Dbeibé fue elegido como primer ministro por el Foro de Diálogo Político Libio (LPDF) en febrero de 2021, con lo que sustituyó al hasta entonces primer ministro de unidad, Fayez Serraj, quien aceptó ceder sus competencias tras el proceso de consultas, iniciado después de un acuerdo de alto el fuego después de que las autoridades de Trípoli rechazaran la ofensiva militar lanzada en abril de 2019 por el general Jalifa Haftar, alineado con las autoridades asentadas en el este.

DiCarlo ha resaltado que «la situación sobre el terreno ha permanecido en relativa calma», si bien se ha registrado «una retórica crecientemente amenazante» y una «división de las lealtades entre los grupos armados en el oeste de Libia», lo que amenaza con incrementar la inestabilidad e incluso podría derivar en un conflicto armado.

«Nuestra prioridad es centrarnos en satisfacer las aspiraciones de más de 2,8 millones de libios que se registraron para votar. Deben ser capaces de elegir a sus líderes a través de unas elecciones creíbles, transparentes e inclusivas en el marco de un proceso constitucional y legal acordado», ha argüido.

De esta forma, ha hecho hincapié en que la ONU «está centrando sus esfuerzos en generar un consenso entre las instituciones libias» para celebrar elecciones, incluida la propuesta de la enviada especial del organismo para Libia, Stephanie Williams, para formar un comité conjunto para crear este marco constitucional de cara a la votación.

DiCarlo ha aplaudido el anuncio del Alto Consejo de Estado, con sede en Trípoli, sobre la elección de sus representantes en el comité y ha ensalzado que «los socios internacionales también han aplaudido la iniciativa», si bien las autoridades asentadas en el este del país aún no han dado pasos en este sentido.

«Mientras continúen las disputas sobre la legitimidad ejecutiva, Libia podría ver de nuevo dos administraciones paralelas. Esto podría derivar en inestabilidad y disturbios, lo que sería un duro golpe para la posibilidad de unas elecciones», ha señalado, antes de incidir en que la semana pasada se produjeron movimientos de milicias hacia la capital.

«La ONU sigue pidiendo a ambas partes que participen en un diálogo constructivo para solucionar este parón político y que eviten acciones unilaterales que puedan aumentar las divisiones», ha indicado, en lo que ha descrito como «una nueva fase de polarización que podría dividir las instituciones de nuevo y dar al traste con los avances de los últimos dos años».

Por otra parte, DiCarlo ha manifestado que la situación humanitaria en el país «sigue siendo profundamente preocupante» y ha detallado que «actores estatales y no estatales siguen arrestando de forma arbitraria a activistas». «En el este de Libia, en particular, las leyes de seguridad son aplicadas a menudo de forma arbitraria», ha manifestado.

DiCarlo ha resaltado además que «hay una falta del debido proceso y los estándares de un juicio justo en los tribunales militares», mientras que «los migrantes y refugiados siguen siendo interceptados en el mar por las autoridades libias y trasladados a centros de detención formales e informales donde sufren graves violaciones de los Derechos Humanos».

«Hay informaciones sobre muertes bajo custodia, torturas, hambre y extorsión», ha denunciado, al tiempo que ha reiterado la disposición de la ONU «para trabajar con las autoridades libias para fortalecer la gobernanza migratoria y el control fronterizo en línea con el Derecho Internacional y con la cooperación de socios internacionales».

Tags

Lo Último


Te recomendamos