Noticias

¿Las has sentido? Estas son las 5 secuelas más frecuentes del coronavirus

Debemos estar al pendiente de los padecimientos que deja a la larga el COVID-19.

Desde hace más de dos años, las autoridades, la comunidad científica y la sociedad mantienen las alarmas prendidas por el temor a un contagio de coronavirus.

No es para menos, pues los positivos y fallecimientos aumentan día a día.

De acuerdo a la Universidad Johns Hopkins, que ha dado un seguimiento punto a la pandemia desde su inicio, se han registrado más de 418.23 millones de contagios y cerca de 5.85 millones de muertos, a causa de la enfermedad.

Secuelas, tras el coronavirus

Sin embargo, muchas de las personas que logran recuperarse y dar negativo a COVID-19 tienen que enfrentarse a una gran cantidad de secuelas.

De acuerdo a un estudio publicado en Nature, se han hallado hasta 55 efectos a largo plazo que son ocasionados por el virus, los cuales pueden ir desde cansancio hasta la posibilidad de desarrollar enfermedades como diabetes.

En el reporte se analizaron 15 estudios realizados en diferentes naciones, para determinar la prevalencia de estas secuelas.

Las cinco secuelas más frecuentes

De esta manera, las cinco manifestaciones más comunes fueron: la fatiga, dolor de cabeza, trastorno de atención, pérdida de cabello y disnea (falta de aire).

El reporte sostiene que de los efectos a largo plazo que se mencionan, algunos se encuentran relacionados con enfermedad pulmonar, como tos, malestar torácico, apnea del sueño y fibrosis pulmonar; cardiovascular, como arritmias y miocarditis; neurológica, como demencia, depresión y ansiedad; mientras que otros más fueron aislados, como la pérdida del cabello, tinnitus y sudor nocturno.

Ocho de cada 10 tienen al menos una secuela

La investigación también sostiene que 80 por ciento de los individuos con diagnóstico confirmado de coronavirus continúan teniendo al menos un efecto general, más allá de las dos semanas posteriores a la infección aguda.

En cuanto a la duración de los efectos del COVID-19, el reporte sostiene que no es mismo padecimiento para cada persona.

La fatiga, específicamente, fue el síntoma más común del coronavirus prolongado, pues estuvo presente hasta después de 100 días del primer síntoma de la enfermedad.

Mientras tanto, en el caso de la dificultad para respirar y la tos, se halló que persistieron de 60 a 100 días, luego de contagiarse.

Pero es no es todo. Además de las cinco secuelas más frecuentes, hay otros 50 padecimientos reportados por los estudios analizados. Algunos de esos problemas son: ageusia (pérdida del gusto), anosmia (pérdida del olfato), polipnea (aumento de la frecuencia respiratoria), dolor en las articulaciones, tos, sudoraciones, náuseas, vómito, pérdida de memoria, ansiedad, depresión, desordenes digestivos, pérdida de peso, palpitaciones y dolor, por mencionar algunos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos