Noticias

Los hábitos telefónicos de Donald Trump, que complican sus investigaciones del Capitolio

Aunque el expresidente gustaba de contestar casi todas las llamadas, lo hacía desde móviles de sus personas cercanas.

Donald Trump llegó a la Casa Blanca para cambiar algunas tradiciones que sus antecesores habían mantenido durante mucho tiempo.

De hecho, sus hábitos ahora complican las investigaciones sobre la irrupción del Capitolio, el 6 de enero del año pasado.

Le encantaba hablar por teléfono

Y es que las llamadas telefónicas eran una de las actividades preferidas del magnate, a quien le encantaba hablar con casi todo el mundo.

De acuerdo a un antiguo asesor del exmandatario, llegó a interrumpir las sesiones informativas de seguridad nacional para hacer y recibir llamadas.

Ahora, los hábitos telefónicos del expresidente Trump se han convertido en un verdadero problema para investigar la toma, con violencia, de una de las sedes de la democracia estadounidense.

Lagunas en sus llamadas, tras la irrupción al Capitolio

Y es que la Comisión Selecta de la Cámara de Representantes que investiga los disturbios en el Capitolio halló una brecha inusual en el registro oficial de la Casa Blanca de Trump durante múltiples horas. De acuerdo a fuentes familiarizadas con la investigación, desde que regresó a la residencia presidencial después de hablar con sus partidarios en la Elipse, el 6 de enero del año pasado, hasta que habló por video a la nación, en el Jardín de las Rosas, hubo un extraño cambio en su rutina.

Por esos motivos, los investigadores han tenido que buscar en otros lugares, como los teléfonos móviles de otras personas; los del propio Trump son una opción, aunque la comisión ha declinado dar ese pasado hasta el momento.

Hábitos telefónicos poco ortodoxos

Hay muchas dificultades de la comisión para rastrear con quien habló el magnate, ya que tenía hábitos telefónicos poco ortodoxos, mientras estuvo en el cargo.

De acuerdo a múltiples fuentes del gobierno anterior, el exmandatario utilizaba frecuentemente los móviles de otros individuos (o varios teléfonos propios, que a veces entraban y salían de uso) para comunicarse con sus partidarios, conocidos o familiares.

De hecho, en demasiadas ocasiones tomaba el teléfono de ayudantes cercanos o, incluso, de un agente del Servicio Secreto para realizar llamadas.

De acuerdo a exasesores, la gente solía comunicarse con Trump llamando al personal que lo rodeaba. Muchas veces buscaban al jefe de personal, Mark Meadows, o a su hija Ivanka. Le decían al expresidente quién era, y él decidía si la tomaba o no.

Es más, Trump no solía llevar su propio teléfono móvil personal al Despacho Oval, de acuerdo al exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien intentó comunicarse con él, mientras se producían los disturbios del Capitolio.

“Primero, llamé a su secretaria; no contestó al teléfono y entró el buzón de voz. Luego llamé a su persona de confianza y no contestó al teléfono. Entonces llamé al conmutador de la Casa Blanca y pedí que me pasaran con él; me dijeron que no estaba disponible. Y entonces llamé a su teléfono móvil personal”, dijo Christie. “No sabía dónde estaba. Intenté llamar a su móvil y me mandó el buzón de voz”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos