Noticias

¿Podría la repoblación de grandes mamíferos en el Ártico frenar los efectos del calentamiento global?

Metro investiga qué hay detrás de la popular teoría y averigua si este enfoque puede funcionar realmente.

Debido al fuerte calentamiento del Ártico y a la escasa presencia de grandes mamíferos, actualmente los arbustos se están extendiendo aún más hacia el norte en las regiones de la tundra, haciendo que el carbono no se quede en el suelo y contribuyendo al cambio climático.

Por eso se ha hecho popular la idea de reintroducir animales en sus ecosistemas originales para restablecer unas condiciones más ‘naturales’. Según algunos expertos, esto podría evitar que la cubierta de arbustos aumente y mantener el carbono almacenado en el suelo. Y como la vegetación de bajo crecimiento expone el suelo a condiciones más frías que la cubierta de arbustos, el suelo y el carbono que contiene permanecen bien congelados.

Para comprobar la hipótesis, un equipo de investigación internacional examinó los registros de polen fósil conservados en los sedimentos de los lagos de Alaska y Yukón durante miles de años.

Los resultados sugirieron que el cambio climático fue el principal impulsor de los ecosistemas del norte y que los grandes herbívoros fueron incapaces de mantener su entorno a medida que se extendían los matorrales.

“Aunque los seres humanos pueden haber agravado el declive de las poblaciones, nuestros resultados sugieren que el cambio de vegetación impulsado por el clima fue la razón principal de la desaparición de los mamíferos”, explicó Mary Edwards, profesora de geografía física de la Universidad de Southampton (Reino Unido), que formó parte del equipo del estudio.

En cuanto a la idea de repoblar el Ártico con los grandes mamíferos que actualmente están ausentes en la región, el equipo de investigación concluyó que esto probablemente no transformaría la vegetación en grandes áreas y, por lo tanto, haría poco para reducir la liberación de carbono del permafrost ártico.

“Nuestros resultados muestran que los ecosistemas de alta latitud respondieron de forma sensible a los eventos de calentamiento del pasado, incluso cuando la megafauna era abundante en el paisaje. Estos resultados apoyan la hipótesis de que la reintroducción de la megafauna en la actualidad no contribuirá a desensibilizar los ecosistemas de alta latitud al calentamiento provocado por el hombre”, concluyó Benjamin Gaglioti, profesor adjunto de la Universidad de Alaska-Fairbanks (EE.UU.) y coautor del estudio.

“Nuestro estudio muestra que el efecto del pastoreo de la megafauna es pequeño a escalas subcontinentales incluso con la presencia de mamuts, y el clima, una vez más, es el principal impulsor de estos sistemas”.

—  Duane Froese, profesor de la Universidad de Alberta (Canadá) y coautor de la investigación.

Investigaciones anteriores

Un estudio de 2020 publicado en la revista Nature sugiere que la reintroducción de grandes mamíferos podría desempeñar un papel importante para salvar al mundo de la aceleración del calentamiento global. Fue realizado por los rusos Sergey y Nikita Zimov, que iniciaron en 1988 el proyecto denominado Parque del Pleistoceno en el noreste de Siberia, en el que se liberaron varios animales en la zona. El parque ocupa actualmente 160 km2 y contiene menos de 100 grandes mamíferos que representan seis especies principales de herbívoros (caballos, alces, renos, bueyes almizcleros, alces y bisontes). El objetivo de Zimov para el Parque del Pleistoceno es aumentar el número de grandes herbívoros a 20 por kilómetro cuadrado antes de reintroducir los depredadores, como lobos, osos y tigres siberianos.

Entrevista

Ali Monteath

autor principal del estudio de las universidades de Alberta y Southampton

P: ¿Por qué decidió investigar la extinción de grandes mamíferos?

- La eliminación o introducción de grandes mamíferos puede alterar fuertemente los entornos, ya que la vegetación es (o deja de ser) pisoteada, comida o fertilizada a través de la excreción. Por ello, se ha sugerido que la reintroducción de caballos y bisontes podría restaurar la estepa-tundra, un vasto ecosistema dominado por la hierba, ya extinto, que cubría gran parte de Siberia, Alaska y el Yukón durante la edad de hielo. Esta transformación “descendente” se ha defendido como una forma de geoingeniería que podría ayudar a preservar el permafrost y evitar las emisiones de carbono en las altas latitudes. Para poner a prueba esta idea, el equipo se propuso examinar los tiempos de cambio de la vegetación y la rotación de las comunidades de mamíferos a medida que el bioma de la estepa-tundra se derrumbaba al final de la edad de hielo.

P: Cuente más sobre su estudio.

- El estudio de las transiciones pasadas de la vegetación y la fauna en el Ártico nos permite comprender y predecir mejor los cambios que se están produciendo en la región en la actualidad. En los últimos 50 años, los arbustos se han expandido rápidamente por la región como parte de un proceso conocido como “reverdecimiento del Ártico”. Este dramático cambio tiene un paralelismo con la expansión de los arbustos que se produjo en la misma región al final de la edad de hielo. Los resultados de este estudio sugieren que la presencia de grandes mamíferos (renos y bueyes almizcleros en el entorno moderno) no contribuirá a frenar o evitar este proceso y, al igual que la megafauna del Pleistoceno, pueden verse afectados por estos cambios de hábitat provocados por el calentamiento.

P: ¿Qué consecuencias tiene la rápida expansión de los arbustos para el ecosistema y los animales?

- La rápida expansión de los arbustos hace unos 14.000 años provocó un cambio drástico en los ecosistemas del Ártico, ya que los herbívoros, como el mamut, el caballo y el bisonte estepario, fueron sustituidos por herbívoros más especializados, como el alce, que se adaptaban mejor a la nueva vegetación. En la actualidad, el cambio climático provocado por el hombre está haciendo que los arbustos avancen hacia el norte en las regiones de tundra. Esta nueva expansión de los arbustos puede afectar a grandes mamíferos como el caribú, que evita las especies resinosas de abedul, pero se alimenta de especies de arbustos y sauces más apetecibles, y a los alces, que utilizan los arbustos altos para eludir a los depredadores.

P: Entonces, ¿la repoblación del Ártico con mamíferos no frenará los efectos del cambio climático?

- Es muy poco probable que la reintroducción del Ártico tenga éxito o ayude a frenar los efectos del cambio climático. Los experimentos de reintroducción que se han llevado a cabo en recintos de pastoreo, por ejemplo en el Parque del Pleistoceno (de Siberia), muestran que los grandes mamíferos pueden alterar su entorno, impulsar cambios en la vegetación e incluso enfriar la temperatura del suelo; sin embargo, las densidades de animales utilizadas en estos experimentos son mucho más altas de lo que cabría esperar para los ecosistemas de la edad de hielo y es probable que sean más altas de lo que el Ártico podría soportar hoy en día. Nuestro estudio demuestra que el efecto del pastoreo de la megafauna es pequeño a escala subcontinental, incluso con la presencia de mamuts, y que el clima es el principal impulsor de estos sistemas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos