Noticias

Morena busca desaparecer zoológicos en la Ciudad de Mexico

El diputado Alberto Martínez Urincho sostuvo que en estos lugares los animales se encuentran en una cárcel.

No cabe duda de que los zoológicos son una instalación llamativa para las familias y los pequeños, aunque también es cierto que estos lugares pueden representar un peligro para las atracciones principales.

Es conocido que, en muchos lugares, los seres vivos que los habitan no se encuentran en las mejores condiciones, ni pueden realizar la mayoría de los comportamientos que realizan, como escalar, correr, volar o acompañarse de otros de su especie.

Morena propone eliminar los zoológicos

Así, con el argumento de buscar la defensa de los animales, como lo marca el artículo 13 de la Constitución de la Ciudad de México, que reconoce a los animales como seres sintientes, el diputado local de Morena, Alberto Martínez Urincho, propuso eliminar los zoológicos de la capital y llevar a las especies que están en cautiverio a las reservas.

“En los países de primer mundo han corregido la forma de mirar y atender a los animales silvestres y los que están en algún grado de peligro. Una de las salvaguardas ambientales que se han puesto en marcha, es la desaparición o el cambio de modelo de gestión de los parques zoológicos”, dijo.

Los tacha de cárceles

Cuando subió a la tribuna del Congreso de la CDMX, el integrante del partido en el poder destacó que la dinámica tradicional con la que operan estos lugares, se encuentra lejos de lo que en realidad se le muestra a las personas, “pues los zoológicos son esencialmente cárceles para los seres vivos que ahí se ubican”.

El morenista fue más a fondo y recordó que los zoológicos comenzaron a funcionar a finales del Siglo XVIII como lugares de colección y exhibición de animales exóticos, idea asociada a la colección de estos seres, situación que se modificó a lo largo del Siglo XX, ya que estos sitios han evolucionado y se utilizan para la reproducción en cautiverio.

“Los zoológicos se convirtieron en pasarelas decadentes de animales maltratados y cuasi-abandonados, no son refugios ni hogares para los animales. Debemos reconocer que, incluso, bajo las mejores condiciones, es imposible duplicar o acercarse a crear algo similar al verdadero hábitat en que estos viven”, sostuvo el morenista.

Tags

Lo Último


Te recomendamos