Noticias

Huracán Ida: El cambio climático provoca que haya más huracanes y cada vez más fuertes

Ha sido uno de los huracanes más poderosos de los últimos años

huracán ida

El huracán Ida no solo se convirtió en uno de los más desastrosos de los últimos tiempos, sino que además se le considera un claro ejemplo del daño que puede generar el cambio climático en el planeta.

Primero se le consideró como una depresión tropical en el Caribe, y en solo 24 horas tenía vientos de 120 kilómetros por hora, lo suficiente para que la tormenta se considerará huracán. Dos días después, sus vientos alcanzaron los 170 kilómetros por hora, convirtiéndola en una tormenta categoría 2.

Un día después, antes de pisar tierra, los vientos de Ida llegaban a 240 kilómetros por hora, alcanzando una categoría 4. Los científicos describen la rápida escalada como un proceso históricamente raro, y este aumento es de 56 kilómetros por hora en 24 horas o menos. El huracán Ida casi llegó a duplicarlo.

Para que eso llegue a ocurrir, la calidez del agua del océano debe ser alta para brindar la suficiente energía para que el huracán se fortalezca. Por ello, los científicos creen que las tormentas se fortalecen de forma mucho rápida como consecuencia de océanos más cálidos.

¿Por qué el huracán Ida se desarrolló tan rápido?

De acuerdo a un reciente informe sobre el clima de las Naciones Unidas, es muy probable que el calentamiento causado por el uso de combustibles derivados del petróleo en conjunto con otras actividades humanas, sean los responsables del incremento en la cantidad de huracanes de gran intensidad en los últimos 40 años.

Varias investigaciones han corroborado que las emisiones humanas de gases de efecto invernadero han provocado que el océano se caliente más rápido en los últimos años que en cualquier otro momento desde el fin de la última era glacial.

Y el agua caliente es combustible para los huracanes. Una poderosa tormenta absorbe toda esa energía del océano y la convierte en nubes y vientos.

El huracán Ida mientras se desarrollaba, pasó por las partes más cálidas del golfo de México, absorbiendo toda energía para alimentar su veloz crecimiento.

Sin verse perturbada por los vientos de la atmósfera superior, el anillo de tormentas que rodeaba el centro del huracán (denominada pared ocular), comenzó a agitarse cada vez más rápido.

Lo peor es que se elevó la temperatura de la superficie del mar mientras el huracán se acercaba a la costa. Lo que fue parecido a pisar el acelerador.

Las fuertes lluvias agravan los efectos de los huracanes

Por cada grado de calentamiento, la atmósfera puede retener un 7% más de vapor de agua, que después podría convertirse en lluvia. El sobrecalentamiento de las aguas y la cantidad de humedad en el aire incrementarán a medida que el clima se caliente.

https://www.metroworldnews.com/chile/noticias/2021/08/29/huracan-ida-temible-y-devastador-que-katrina

Luego de que las inundaciones del huracán Harvey arrasarán con Houston en el 2017, los científicos descubrieron que el cambio climático sobrecargó las lluvias de la tormenta en un 15%.

Las lluvias torrenciales pueden acentuar los efectos de los huracanes incluso cuando los vientos no sean muy fuertes. Según el Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos, el huracán Ida ha arrojado más de 380 milímetros de lluvia en Louisiana.

En vista de que los restos de la tormenta se esparcen desde el sur hasta Nueva Inglaterra, se estiman otros 75 a 200 milímetros de lluvia en al menos 12 estados, incluidas las zonas que ya se han visto afectadas por las graves inundaciones en este mes, como Tennessee y Nueva Jersey.

El cambio climático ha subido el listón de los devastadores que pueden llegar a ser los huracanes, y el huracán Ida claro ejemplo de lo que puede pasar cuando una tormenta llega a su máximo potencial.


Tags

Lo Último


Te recomendamos