Noticias

WWF y Greenpeace celebran grandes aniversarios

En vísperas de las fechas importantes para WWF y Greenpeace, Metro habló con ambas organizaciones para conocer sus logros y planes futuros.

La primera oficina del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), llamado entonces Fondo Mundial para la Vida Salvaje, abrió sus puertas el 11 de septiembre en la sede de la UICN en Morges (Suiza), hace 60 años. Con el objetivo de «detener la degradación del entorno natural del planeta y construir un futuro en el que los seres humanos vivan en armonía con la naturaleza», se ha convertido en la mayor organización de conservación del mundo, con más de cinco millones de colaboradores, que trabaja en más de 100 países.

WWF también ha estado a la vanguardia de la innovación, desde ayudar a lanzar las primeras etiquetas ecológicas del mundo para alimentos y productos de consumo, desarrollar el concepto de canje de deuda por naturaleza y apoyar algunas de las primeras zonas de conservación dirigidas por la comunidad en Namibia, hasta abogar con éxito por la adopción de acuerdos mundiales pioneros sobre humedales, comercio de vida silvestre, biodiversidad y clima.

«Guiados por la ciencia e inspirados por la valentía, la innovación y las asociaciones, nuestras acciones incluyen el apoyo a la protección de muchas áreas icónicas de biodiversidad como las Galápagos en Ecuador o el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda -todos ellos sustentos cruciales para la vida silvestre en peligro de extinción, así como motores de las economías locales- hasta la protección de especies emblemáticas como los tigres, rinocerontes, elefantes, pandas, así como las menos conocidas, como los lémures de Madagascar o los delfines de río en Asia y América Latina», declaró a Metro Marco Lambertini, Director General de WWF Internacional.

Y añadió: «En la década de 1980, apenas un 1% de la superficie de la Tierra estaba protegida, y casi toda ella era terrestre. Hoy en día, esta cifra se ha elevado a más del 15% de la tierra y al 8% del océano, con planes para alcanzar el 30% en 2030 mediante la acción de los gobiernos, los pueblos indígenas y las comunidades locales, y el sector privado».

Lambertini cree que las victorias en materia de conservación de los últimos 60 años y el actual «despertar ecológico» de la sociedad son la prueba de que estamos empezando a aceptar el reto de vivir de forma más sostenible:

«La ciencia nunca ha estado tan clara y la sensibilización nunca ha sido mayor. Nuestra sociedad está preparada para el cambio y nosotros también. La pérdida de biodiversidad y el cambio climático son dos crisis que se refuerzan mutuamente, y ninguna de ellas se resolverá con éxito si no se abordan conjuntamente. Necesitamos un enfoque integrado: un enfoque basado en los derechos de toda la sociedad que impulse a todos los sectores y gobiernos a tomar medidas urgentes y transformadoras. Juntos es posible».

Una década después de WWF, Greenpeace se fundó el 15 de septiembre de 1971. Y también ha evolucionado y cambiado enormemente a lo largo de los años: ha pasado de ser un pequeño grupo de canadienses y estadounidenses, predominantemente masculinos, que actuaban sobre cuestiones locales, a ser una organización globalmente diversa que opera en todos los continentes de la Tierra y que trabaja como parte de un movimiento de aliados cada vez mayor para hacer frente a las causas fundamentales que impulsan la destrucción del medio ambiente.

«Estamos en un momento crucial de la historia. Creo que ahora es un momento en el que la industria de los combustibles fósiles está entre la espada y la pared y la gente está despertando. Es un momento en el que se cuestionan las estructuras de poder y las mentalidades que permiten la destrucción del medio ambiente. Como parte de un movimiento global, Greenpeace tiene un papel clave que desempeñar», explicó Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional. «Es emocionante formar parte de un movimiento que ha visto a decenas de millones de personas de todo el mundo marchar por la acción climática, que ha visto a la siguiente generación en los estudiantes huelguistas exigiendo acciones para asegurar su futuro verde y pacífico, que ha visto a la gente común decir la verdad al poder, asumir riesgos personales y exigir un mundo mejor».

Y Greenpeace tiene que seguir cambiando, según Morgan:

«El poder de la gente y el hecho de formar parte de un movimiento global tienen un aspecto muy diferente en los distintos lugares del mundo. Los retos a los que nos enfrentamos en este momento son de naturaleza global, para combatirlos debemos esforzarnos por ser una organización verdaderamente global que trabaje junto a la gente y los aliados, que escuche, aprenda y cambie según sea necesario».

Metro habló con Jennifer Morgan y Marco Lambertini para saber más sobre estos dos grupos ecologistas.

«Hoy sabemos que sólo podemos tener un futuro seguro, próspero, saludable y equitativo para la humanidad en un planeta cuidado en el que el desarrollo sostenible sea la norma. Esta década debe ser un punto de inflexión. Tenemos que pensar, y actuar, más grandes y rápidos que nunca».
Marco Lambertini,
Director General de WWF Internacional.

«La historia de Greenpeace es una historia de esperanza en acción. La esperanza es poderosa y las personas con esperanza que actúan juntas son aún más poderosas».
Jennifer Morgan
directora ejecutiva de Greenpeace Internacional

ENTREVSTA

Marco Lambertini
Director General de WWF Internacional

P: ¿Qué es lo que más le entusiasma para los próximos 60 años?

  1. Hoy en día la evidencia del impacto humano en el mundo natural y las consecuencias en nuestras vidas nunca han sido mayores. Las cuestiones medioambientales están más presentes que nunca en la agenda política internacional y en la pública. Gran parte del sector privado está impulsando la transformación del mercado hacia la producción sostenible; los consumidores están adoptando el consumo responsable; y la voluntad política está creciendo en torno a la necesidad de impulsar la ambición y el cambio sistémico.
    Con nuestro planeta más amenazado que nunca, y con la gente exigiendo un cambio como nunca antes, en los próximos 10 años debemos y podemos conseguir más para el planeta que en los últimos 60 años. Nuestro doble objetivo global compartido es claro: la transición a una economía neutra en carbono y positiva para la naturaleza; una economía que pueda estabilizar el cambio climático y revertir y restaurar la pérdida de naturaleza.

P: ¿Cuáles son los retos más importantes a los que espera enfrentarse?

  1. Nuestro mayor reto es la transición de nuestra economía y estilos de vida hacia un futuro positivo para la naturaleza y neutro en carbono. Eso significa proteger al menos el 30% de los espacios naturales que quedan en la tierra y en el océano. El resto se gestiona de forma sostenible a través de los gobiernos, las empresas privadas y las comunidades indígenas y locales, en particular, que interactúan más directamente con la naturaleza y dependen de sus recursos, y deberían recibir el reconocimiento adecuado, incluidos los derechos y beneficios, por sus contribuciones a la conservación. Restaurar lo que podamos de la tierra y el océano degradados. Acelerar la transición a la energía limpia y producir/consumir alimentos de forma sostenible. Y redirigir los flujos financieros, tanto las subvenciones públicas como las inversiones privadas, para que dejen de lado los combustibles fósiles y la agricultura química y se dirijan a prácticas neutras en carbono y positivas para la naturaleza.

P: ¿Viviremos algún día en «armonía con la naturaleza»?

  1. Tenemos que hacerlo. Si no, pagaremos un precio cada vez mayor. Las sequías, las inundaciones y los incendios forestales se están cobrando vidas humanas, destruyendo medios de vida y economías, acabando con ecosistemas enteros y con miles de millones de animales salvajes. Para vivir en «armonía en la naturaleza», necesitamos una sociedad que valore y respete la naturaleza. También necesitamos ver un cambio verde transformador más rápido en todos los sectores económicos clave que hoy impulsan la pérdida de la naturaleza y el cambio climático, en particular la alimentación, la energía y las infraestructuras, y una gobernanza, protección y restauración más fuertes de las tierras silvestres, los ríos y los océanos.
    La brújula de la humanidad está fijada: debemos desarrollar una sociedad neutra en carbono y positiva para la naturaleza para estabilizar el cambio climático y detener e invertir la pérdida de naturaleza. Estos deben ser nuestros dos objetivos globales compartidos, abrazados por gobiernos, empresas, inversores, consumidores y todas las comunidades. No sólo es posible, sino necesario, garantizar un futuro más seguro y equitativo para nosotros y toda la vida en la Tierra.

ENTEVISTA

Jennifer Morgan
directora ejecutiva de Greenpeace Internacional

P: ¿Cómo ha cambiado Greenpeace el mundo en estos 50 años?

  1. Greenpeace no ha cambiado el mundo, las personas que han formado parte de Greenpeace han cambiado el mundo. Sin nuestros simpatizantes, activistas, aliados y millones de personas de todo el mundo, Greenpeace no existiría. Con ellos hemos demostrado que, cuando nos unimos, podemos conseguir grandes victorias para proteger nuestro mundo natural.
    Esas victorias son algo para estar orgullosos, el viaje de fundación en el que se produjo una reacción que sirvió de base a Estados Unidos para cancelar sus pruebas nucleares programadas, la Comisión Ballenera Internacional, que puso fin a la caza comercial de ballenas; el Tratado Antártico, que protegió un continente entero de la explotación durante 50 años; el Convenio de Londres sobre vertidos, que prohíbe el vertido de residuos radiactivos de bajo nivel en el mar; nuestro trabajo científico, que incluye la creación de Greenfreeze, un frigorífico doméstico libre de sustancias químicas que agotan la capa de ozono y provocan un importante calentamiento global; el trabajo para conseguir compromisos contra el uso de aceite de palma ilegal, que está provocando una deforestación catastrófica en Indonesia por parte de grandes empresas como Wilmar y Nestlé, e innumerables más. Estas mismas personas están cambiando el mundo hoy… El legado perdurable de Greenpeace ha sido demostrar al mundo que, una y otra vez, la gente corriente tiene un enorme poder cuando se une. El poder de la gente está, y siempre estará, en el centro de nuestro trabajo.

P: ¿Qué esperan?

  1. Sabemos que nos enfrentamos a los desafíos urgentes de la pérdida galopante de biodiversidad y la emergencia climática que nos amenazan a todos. Sabemos, por el último informe del IPCC (sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales), que hay poco tiempo para cambiar las cosas. Pero también sabemos que es posible.
    Son retos urgentes, enormes, pero son retos que podemos superar juntos. Harán falta miles de millones de actos de valor, pero los últimos 50 años nos han demostrado una y otra vez el valor que la gente corriente lleva dentro y el poder que tiene cuando se une.

P: ¿Qué le depara el futuro a Greenpeace?

  1. La historia de Greenpeace siempre ha sido una historia de esperanza en acción, de gente corriente que hace cosas extraordinarias y muestra a los demás que un mundo mejor es posible. Esto tendrá un aspecto muy diferente en distintos lugares: ayudar a la gente a organizarse, crecer y ejercer su poder en todo el mundo, oponerse a los gigantes de los combustibles fósiles y a los principales contaminadores mediante la acción directa no violenta, que siempre ha sido uno de los puntos fuertes de Greenpeace, trabajar con científicos y periodistas para investigar y sacar a la luz cosas que otros preferirían mantener ocultas, decir la verdad al poder y aportar siempre creatividad, esperanza y acción.
Tags

Lo Último


Te recomendamos