Noticias

Robots buscan revolucionar la agricultura

Tom, Dick y Harry son tres robots que usan la inteligencia artificial para eficientar y hacer sustentable la agricultura.

La agricultura ha acompañado a la humanidad por más de 10 mil años y durante todos este tiempo ha experimentado algunas mejoras en sus procesos; sin embargo, un grupo de robots busca reinventarla y hacerla menos contaminante.

Sí, aunque no pensemos mucho en ello, la agricultura es una actividad humana muy contaminante, ya que genera importantes cantidades de gases de efecto invernadero.

De hecho, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en 2018 las emisiones globales por fuentes provenientes de la agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra fueron más de 9.3 mil millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (Gt CO2eq).

Tomando en cuenta lo anterior y el hecho de que el modelo actual de la agricultura es muy costoso, ineficiente y es realizado por grandes máquinas contaminantes (tractores), es que la empresa Small Robot Company plantea el uso de tres modelos de robots con Inteligencia Artificial para mejorar esa actividad tan importante para la humanidad.

“Nuestros robots agrícolas Tom, Dick y Harry cultivarán cada planta individualmente, aumentando el rendimiento, la calidad del suelo y la biodiversidad, y reduciendo las emisiones de carbono y los productos químicos hasta en un 90%. Esto revolucionará el rendimiento de los mayores cultivos alimentarios del mundo, al tiempo que reducirá radicalmente los productos químicos y el impacto medioambiental de la agricultura”, explicó a Metro Ben Scott-Robinson, CEO y cofundador de Small Robot Company.

¿Pero cómo logran estos resultados los robots agrícolas? Bueno, estos dispositivos autónomos utilizan diversas herramientas y lo más importante, la Inteligencia Artificial. El software usado por estos robots se llama Wilma y es considerado el cerebro de la operación.

“‘Wilma’, el software de inteligencia artificial y cerebro de la operación. Analiza los datos y averigua dónde están los problemas. Calcula las medidas necesarias para que los agricultores sepan lo que tienen que hacer, utilizando también los datos meteorológicos para determinar el momento exacto», destacó Scott-Robinson.

La compañía británica asegura que con este trío de robots busca hacer sostenible la producción de alimentos y que con estos dispositivos y la IA ha creado un modelo totalmente nuevo de agricultura ecológicamente armoniosa, eficiente y rentable llamado Per Plant farming.

Metro habló con Ben Scott-Robinson para saber más sobre estos robots agricultores.

“La agricultura necesita un reinicio. Si se diera una hoja de papel en blanco a un grupo de ingenieros y se les pidiera que diseñaran un sistema agrícola, con toda la tecnología actual a su alcance, no inventarían el tractor»
Scott-Robinson, CEO y co-fundador de Small Robot Company

10-12%
de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero son generadas por las emisiones de metano y óxido nitroso de la agricultura.

Conoce a los tres robots agricultores

Tom

Es un robot de vigilancia es similar a un Mars Rover, que traza un mapa de las plantas y explora las zonas problemáticas para que los demás robots actúen.Tom cartografía con cámaras, tanto convencionales como hiperespectrales.

Dick

Es un robot para el cuidado de los cultivos, que utiliza una variedad de accesorios para hacer frente a diferentes problemas, desde el deshierbe y la fertilización hasta el control de plagas.

Harry

Es un robot de siembra digital que optimiza el espaciado de las semillas según la nutrición del suelo y las condiciones de cultivo.

ENTREVISTA

Ben Scott-Robinson,
CEO y cofundador de Small Robot Company.

P: ¿Qué son los robots de agricultura sostenible?

–Estamos reimaginando la agricultura con robots e Inteligencia Artificial (IA) para mejorar la forma en que se producen los alimentos, reduciendo su coste para el medio ambiente. Los agricultores son parte integrante de la solución medioambiental. Estamos trabajando con los agricultores en un futuro rentable para la agricultura que esté más en línea con la naturaleza; alimentar al mundo protegiendo la salud del suelo, la calidad del agua y la biodiversidad; y alimentos sostenibles con el máximo rendimiento.

-¿Qué los llevó a crear este tipo de robots?

Alimentar a 9.000 millones de personas de forma sostenible de aquí a 2050 es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad hoy en día: el mundo necesitará producir un 70% más de alimentos. Pero el sistema agrícola actual es un despilfarro a escala industrial. Una agricultura más armoniosa desde el punto de vista ecológico es vital para el futuro de nuestro planeta.


El sistema agrícola actual es escandalosamente poco rentable e intrínsecamente derrochador. Como modelo de negocio, la agricultura simplemente no se sostiene. El 85% de las explotaciones agrícolas del Reino Unido no son viables sin subvenciones: los costes de la maquinaria aumentan y, mientras tanto, el rendimiento se estanca. Además, existe una enorme brecha de rendimiento que creemos que la robótica de precisión puede resolver. Las parcelas de ensayo pueden producir 20 toneladas de trigo por hectárea, pero la media británica en las explotaciones agrícolas es de sólo 8,5 toneladas.


Por no hablar del terrible impacto medioambiental. La agricultura es uno de los mayores contaminantes del mundo, con un coste para la economía de hasta 800.000 millones de dólares al año sólo por la escorrentía de los fertilizantes. También es responsable de entre el 10 y el 20% de las emisiones mundiales de carbono. La agricultura tiene una gran oportunidad de reducirlas: el 90% del esfuerzo que los agricultores dedican a los cultivos del suelo, y una parte importante de los productos químicos, es para corregir los daños causados al suelo por los tractores.


En el fondo, se trata de un problema sistémico: según nuestra experiencia, los agricultores se preocupan mucho por el cuidado del medio ambiente y se esfuerzan por mitigar cualquier impacto. Sin embargo, el modelo agrícola actual de «grandes equipos» no puede evitar –de hecho, es responsable por defecto– el impacto medioambiental negativo. Lamentablemente, el sistema actual dicta un enfoque general, lo que significa que los agricultores no pueden evitar las consecuencias para el medio ambiente.


La agricultura necesita un reinicio. Si se diera una hoja de papel en blanco a un grupo de ingenieros y se les pidiera que diseñaran un sistema agrícola, con toda la tecnología actual a su alcance, no inventarían el tractor. Por desgracia, si se trata todo el campo de la misma manera, el despilfarro es inevitable. Estamos repensando la agricultura para cultivar cada planta individualmente, con el mínimo desperdicio.

P: ¿Cuál es el papel de la inteligencia artificial en el trabajo de estos robots?

–Utilizando la inteligencia artificial, el IoT (Internet de las cosas) y las tecnologías en la nube, los robots de Small Robot Company trabajan junto con el motor de asesoramiento de IA Wilma para proporcionar una visión granular por planta de la explotación.

Wilma convierte los datos del campo en inteligencia por planta. Permite tomar decisiones que tienen en cuenta la agronomía, la ciencia del suelo y las condiciones del mercado. El análisis preciso de Wilma garantiza que los robots sólo alimentarán y rociarán las plantas que lo necesiten, dándoles los niveles perfectos de nutrientes y apoyo, sin desperdicio.

P: ¿Cómo pueden estos robots cambiar la forma de cultivar los alimentos? ¿A qué te refieres cuando hablas de regenerar el planeta?

–Utilizando la robótica y la inteligencia artificial, hemos creado un modelo totalmente nuevo de agricultura ecológicamente armoniosa, eficiente y rentable. Lo llamamos Per Plant Farming. Esto cambia por completo lo que es posible en una granja: cultivar a nivel de planta, en lugar de a nivel de campo.


La agricultura por plantas permitirá a los agricultores ser más respetuosos con el suelo y el medio ambiente, y más eficientes, precisos y productivos. Esto acelerará las prácticas agrícolas regenerativas en particular. Aumentar los rendimientos, protegiendo al mismo tiempo la salud del suelo, la calidad del agua y la biodiversidad. Alimentos sostenibles con el máximo rendimiento.
También reducirá el uso de productos químicos y la energía de cultivo en la agricultura hasta un 95%. Actualmente se están llevando a cabo pruebas de campo para el deshierbe no químico, que podría reducir los herbicidas hasta en un 95%.


Nuestros robots de labranza cero también evitan la erosión y la pérdida de agua del suelo, reduciendo las emisiones del cultivo hasta en un 90% y transformando el remanente de carbono y su medición.

Te podría interesar:

Robots también ayudan en labores de rescate

La interacción entre los humanos y los robots humanoides podría ser sorprendentemente fluida

Conductores de noticias, bartenders y vendedores, lo último en tecnología de robots

Tags

Lo Último


Te recomendamos