Noticias

Pronto podríamos sentir los olores del pasado gracias a la Inteligencia Artificial

Investigadores europeos intentan recuperar los olores de los textos, pinturas y grabados antiguos con la ayuda de una ‘nariz de ordenador’. Metro examina lo que hay detrás del nuevo proyecto

Los olores no se consideran tan importantes cuando se trata de estudiar la historia y las culturas. Pero los científicos están deseando cambiar eso. Un grupo de investigadores europeos busca rastrear los olores del pasado en varios documentos históricos y recrearlos dentro de un nuevo proyecto llamado Odeuropa.

Su principal objetivo es reconocer, salvaguardar, presentar y promover el patrimonio olfativo de la región. Para lograrlo, los investigadores están trabajando actualmente en el desarrollo de técnicas de inteligencia artificial de última generación. Para saber más, Metro habló con los principales miembros detrás de Odeuropa.

P: ¿Cómo surgió la idea de Odeuropa?
Inger Leemans (KNAW Humanities Cluster, Holanda): «El interés por los olores está creciendo en tantos campos diferentes: en la informática, las humanidades, las artes, en la ciencia del patrimonio, por nombrar sólo algunos. Y Odeuropa se sumergirá en las colecciones del patrimonio digital para descubrir los olores clave y las narraciones olfativas de Europa y traerlos de vuelta a nuestras narices hoy. Nuestro objetivo es demostrar que un compromiso crítico con nuestro sentido del olfato y nuestro patrimonio olfativo es un medio importante y viable para consolidar y promover el patrimonio cultural tangible e intangible de Europa».

P: ¿Por qué son tan importantes los olores del pasado?
William Tullet (Universidad Anglia Ruskin, Cambridge): «El olfato es una parte fundamental de nuestra vida diaria, crucial para nuestro bienestar, y profundamente conectado a nuestros recuerdos y sentido del lugar. Durante COVID-19 la pérdida del sentido del olfato en los enfermos y la ausencia de los olores que nos rodean en nuestra vida diaria ha demostrado lo poderoso que es este sentido. El olfato puede ofrecernos una entrada más íntima, atractiva y personal en cómo la gente se sentía sobre el mundo que les rodeaba en los siglos pasados».

P: ¿Cómo rastrean la información olfativa?
Sara Tonelli (Fondazione Bruno Kessler, Italia): «Odeuropa tiene como objetivo desarrollar una ‘nariz de ordenador’, que será capaz de rastrear olores y experiencias olfativas del pasado en textos digitales. Desarrollaremos la tecnología del lenguaje para detectar referencias al olor en los textos, así como herramientas de visión por ordenador para reconocer indicadores de olor (como narices olfativas, humos u objetos olfativos) en pinturas y grabados. Buscaremos los olores mencionados en grandes colecciones de documentos digitalizados en diferentes idiomas, e identificaremos los eventos y lugares más frecuentemente asociados a ellos en nuestros textos. Nuestra búsqueda en los archivos se extenderá a lo largo de diferentes siglos para que podamos estudiar cómo los olores han cambiado con el tiempo».
 
P: ¿Cuál es el papel de la Inteligencia Artificial?
Marieke van Erp (KNAW Humanities Cluster, Holanda): «La IA se utiliza para detectar referencias olfativas en textos e imágenes. Toda la información extraída se almacena en el Gráfico de Conocimiento Olfativo Europeo, que es una base de datos creada con los últimos principios de la web semántica. Luego utilizamos la Inteligencia Artificial para crear también mecanismos de búsqueda inteligentes para que los usuarios accedan a la información olfativa. Como este tipo de información es totalmente nuevo para las bases de datos, también necesitamos ayudar a los usuarios a buscarla».

P: ¿Qué le depara el futuro a Odeuropa?
Marko Grobelnik (Instituto Jozef Stefan, Eslovenia): «Uno de los objetivos de nuestro proyecto es la elaboración de políticas. A diferencia de las directrices que tenemos para los edificios patrimoniales, actualmente no hay protección para el patrimonio olfativo. Elaboraremos recomendaciones de política basadas en pruebas para los agentes y los encargados de la formulación de políticas del patrimonio cultural tangible e intangible de Europa (como la UNESCO) sobre la mejor manera de reconocer y promover nuestro patrimonio olfativo, para preservar las fuentes de olores importantes y salvaguardar prácticas intangibles valiosas».

 

3

años en los que el proyecto Odeuropa estará en marcha, a partir de enero de 2021.

Tags

Lo Último


Te recomendamos