Entretenimiento

A 110 años de su nacimiento, así fue la vida de Mario Moreno “Cantinflas” y sus secretos

Mario Moreno “Cantinflas” fue uno de los grandes íconos de México y su legado ha pasado de generación en generación.

A 100 años de su nacimiento, así fue la vida de Mario Moreno “Cantinflas” y sus secretos

Este 12 de agosto se conmemoran los 110 años del nacimiento de Mario Moreno “Cantinflas”, uno de los comediantes que se convirtió en un ícono de la cultura mexicana, y que en la actualidad sigue presente en la memoria de sus fans.

La vida de “Cantinflas”

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, mejor conocido como Mario Moreno “Cantinflas”, nació en la Ciudad de México, en 1911.

Fue el sexto de los 14 hijos del matrimonio formado por el cartero Pedro Moreno Esquivel y María de la Soledad Reyes Guízar. 

En su juventud, “Cantinflas” fue ayudante de zapatero, taxista, cartero, boxeador y hasta torero.

Cuando tenía 16 años se enlistó en el Ejercito, pero al poco tiempo su padre solicitó su baja, pues Mario había mentido sobre su edad para poder entrar, fingiendo que tenía 21 años.

Siempre sobresalía gracias a su personalidad; comenzó a trabajar en las carpas de circo, y de ahí pasó al teatro y la televisión.

En una entrevista que el artista dio en 1992, contó que el origen de su apodo, “Cantinflas”, no tiene ningún significado, pero él mismo lo inventó para evitar que sus padres se enteraran de que trabajaba en el negocio del espectáculo.

Debutó en la película “No te engañes corazón”, de 1936, junto a la productora Posa Films, aunque no se obtuvo el éxito que se esperaba.

En 1940, “Cantinflas” se convirtió en una estrella con la cinta “Ahí está el detalle”, frase que inmortalizó. 

Algo que conquistó al público fue su forma tan característica de hablar, y cuando sus películas se traducían al inglés, resultaba complicado adaptarlas. 

Las décadas de los años 40 y 50 fueron las de mayor popularidad para el artista. 

A lo largo de su vida, “Cantinflas” filmó 53 películas, de las cuales 33 fueron en blanco y negro y 20 a color.

Él vivió la transición del cine de blanco y negro a color.

Además, cuando llegó el reconocimiento a nivel mundial, hizo la cinta “La vuelta al mundo en 80 días”, de 1956, que lo llevó hasta Hollywood y a ganar un «Globo de oro».

Charles Chaplin llegó a considerar a «Cantinflas» como el comediante vivo más grande del mundo.

Sus secretos

“Cantinflas” estuvo 32 años casado con Valentina Ivanova, a quien conoció cuando ambos trabajaban en teatro, y pesar de su largo matrimonio, hay varios rumores que apuntan a que tuvo algunos amoríos. 

La pareja no pudo tener hijos, por lo que decidieron adoptar a Mario Moreno Ivanova, aunque en aquella época se decía que en realidad era su hijo biológico, pero nunca se confirmó nada. 

Al actor le encantaba cocinar; incluso, junto a su hijo Mario asistió a varios concursos para preparar Paella. 

El número favorito de “Cantinflas” era el «777», y decidió plasmarlo en su película “El patrullero 777”, pues el «7» significa la perfección en lo relacionado con Dios.

Además, su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, es la 1722, que incluye este número.

A pesar de que era un hombre sencillo, Mario llegó a tener un avión privado, con el que se movía por todo México y también hacía viajes al extranjero. 

En 2014, se estrenó la película “Cantinflas”, sobre su vida, la cual estuvo protagonizada por Óscar Jaenada, y tuvo un costo de más de tres millones de dólares.

Tags

Lo Último


Te recomendamos