Estilo de Vida

Abuelo de 95 años se graduó con honores de la universidad

El hombre no descarta hacer el doctorado y estima que cuando lo termine tendrá 102 años

El alcance de logros es algo que no tiene edad. Solo basta fuerza, persistencia y determinación para alcanzar las metas, y el caso que ocupa esta historia lo demuestra. Se trata de un abuelo de 95 años que se graduó con honores de la universidad.

El caso lo reseñó el portal Milenio que refiere que el graduando es David Marjot, un médico con 72 años egresado, pero después de los 90 años decidió sacar el doctorado y lo logró.

El hombre es un psiquiatra jubilado. Tras la muerte de su esposa, optó por aprovechar su tiempo de jubilación, y la mejor manera, fue sacar sacar su maestría. Para ello, se inscribió en la Universidad de Kingston en Londres. Allí egresó como magíster en Filosofía Europea Moderna.

Recomendados

Te puede interesar: El rendimiento cognitivo puede ser tratado con este ejercicio

El referido portal destacó que por si fuera poco, Marjot, oriundo de Weybridge, Surrey, quiere ir por más, por lo que no descarta inscribirse para sacar el doctorado, el cual podría terminar a los 102 años.

Todo un reto

Sacar la maestría fue todo un reto para el hombre, ya que no sólo implicó físico, sino también mental. “Mi memoria ya no era la que solía ser”, manifestó a medios locales en Londres, según citó Milenio.

Marjot destacó que “es un poco arriesgado, lo principal es que si estás interesado entonces hazlo. Tuve la suerte de contar con profesores de talla mundial y fue una experiencia muy positiva. Creo que es importante seguir desafiándote a ti mismo incluso a medida que envejeces”.

Te puede interesar: Estudio revela que mientras más estudies, más larga será tu vida

Además, resaltó que mantener la mente ocupada en sus estudios, le ayudó a afrontar la muerte de su esposa.

Stella Sandford, fue profesora y supervisora de tesis de David Marjot, expresó que tenerlo como alumno fue una experiencia enriquecedora para todos, ya que su visión contribuyó a debatir en clase.

“David llegó a Kingston después de haber tenido una carrera ilustre y aportó una gran cantidad de conocimientos y experiencia a las discusiones”, manifestó Sandford.

El caso de David Marjot demuestra que nunca es tarde para alcanzar los sueños, y que muchas veces la edad, sólo es excusa para trabajar en función de las metas. Indiscutiblemente, a pesar de ser un hombre mayor, tiene muy buena salud física y mental, y eso le ayudó a graduarse, por lo que a su esfuerzo, persistencia y disciplina, su buena condición se sumó como factor determinante.

Tags

Lo Último


Te recomendamos