Tecnología

De pionero al olvido: Auge y caída de Sega como creador de consolas de videojuegos

Fue un fuerte competidor de Nintendo, pero malas decisiones lo dejaron casi en el olvido.

En la actualidad, todos los amantes de los videojuegos eligen entre tres empresas que han dominado el mercado de las consolas caseras desde hace años.

Los protagonistas son conocidos: PlayStation, Xbox y Wii.

Sin embargo, las cosas no siempre fueron así.

Sega, un competidor que puso en aprietos a Nintendo

A finales del milenio pasado, antes de que Microsoft entrara en la contienda con Sony y Nintendo, existía otro participante, que tuvo sus momentos de gloria y completaba la “Santísima Trinidad” de los videojuegos.

Los gamers clásicos y los amantes de los juegos retro, así como algunos expertos, deben recordar que la empresa japonesa Sega gozó de gran popularidad en la década de los años 90.

Sin embargo, tal como ha sucedido con otras compañías, una mala decisión, una logística equivocada e, incluso, la fortuna en contra dieron como resultado que su éxito se esfumara.

Del apogeo a su caída

De este modo, pasó de vender más de 30 millones de consolas Sega Genesis en su apogeo en 1993 a vender sólo tres millones de su última consola.

Pero, ¿qué fue lo que ocurrió para ir de las glorias del éxito al casi olvido?

El Sega Mega Drive o Genesis

Para contestar esa cuestión nos tenemos que remontar a 1988. Mientras Michael Jackson colocaba a “Man in te mirror” en el número uno de la lista de Billboard, se lanzaba el Sega Mega Drive, en Japón.

Era un momento en el que la industria de los videojuegos era dominada por Nintendo, con su Nintendo Entertainment System (NES). Contaba con una serie de videojuegos familiares y tenían en Mario Bros. a una icónica mascota. El bigotón fontanero hasta la actualidad sigue vendiendo millones de copias.

A principios de la década de los años 90, en Estados Unidos, Nintendo tenía 94 por ciento del mercado de los videojuegos, con cerca de tres mil millones de dólares en el país de las barras y las estrellas.

Aunque desafiarlos luciría complicado, Sega tenía un plan. La empresa ya se había hecho de un nombre en Japón, con videojuegos de arcade, pero el Mega Drive luchaba por mantenerse en la contienda.

En ese momento, Michael Katz, presidente de Sega en América, decidió que para desafiar a Nintendo, la firma debía centrarse más en el mercado de Occidente. Así, la Mega Drive fue rebautizada como Genesis en América.

En contra de Nintendo

Una de sus ideas fue atacar la reputación de Nintendo. Son recordados los anuncios en los que se mencionaba que contaba gran potencia de procesamiento, algo que su competencia carecía. “Genesis hace lo que Nintendo no”, decían.

Diferencias

Así, se presentó un contendiente más fresco y para un público mayor. Por ejemplo, Mortal Kombat no mostraba sangre, algo que era explícito en su competidor.

Además, lanzaron una mascota que pudiera competir con el famoso Mario. El artista Naoto Ohshima creó a Sonic The Hedgehog, que ofrecía una experiencia más rápida.

Sega optó por incluir una copia de Sonic en las compras de su consola, algo que dio resultados, pues le dieron 15 millones de ventas de unidades adicionales.

En 1992, Sega ya había igualado a Nintendo en ventas en EU. De 1989 a 1993, pasó de 800 millones de dólares en ventas a más de tres mil 600 millones.

El principio del fin

Pero entonces llegó el Sega CD. El cual permitía escuchar música y jugar aventuras con imágenes de acción en vivo.

En lugar de invertir tiempo en nuevos e innovadores juegos, la empresa apostó a este dispositivo. Podría decirse que esta decisión fue el principio del fin.

La firma sufrió una mala publicidad, luego del lanzamiento de “Night Trap”, que permitía al jugador ver “cintas de vigilancia” de adolescentes tratando de escapar de hombres que irrumpían en sus casas. En el Senado dijeron que promovía la violencia contra las mujeres.

Llegada del PlayStation, un duro golpe

Todo esto perjudicó a la compañía, que lanzó Sega Saturn en EU durante el E3 de 1995.

La última apuesta contaba con una gran ficha técnica, pero con un precio de 400 dólares era caro para una consola que aún no contaba con una gran variedad de juegos.

Un duro golpe fue la llegada de PlayStation, que presentaba elegantes modelos en 3D, mientras el Sega Saturn aún se basaba en sprites en 2D. Además, la consola de Sony sólo costaba 299 dólares.

En plena sacudida financiera, Sega lanzó el Dreamcast en 1998. En esta consola reconocieron que debieron apostar por más juegos en lugar de centrarse en posicionar la conexión a Internet.

Sin embargo, no todo fue malo; en los primeros cuatro días se vendieron 372 mil unidades.

Pero después de un año las ventas se desplomaron. De 1998 a 2001 sólo se vendieron tres millones de consolas en EU.

En el último año de la Dreamcast, Sega perdió más de 200 millones de billetes verdes.

Con la PlayStation 2 a punto de salir al mercado, fue la última consola que Sega creó.

Ahora, Sega se dedica a realizar juegos para las consolas más populares.

Tags

Lo Último


Te recomendamos