Mundo

El mundo se queda sin arena, una grave -y silenciosa- crisis global

La arena es el segundo recurso más explotado del mundo después del agua, y su inminente fin parece pasar desapercibido

Extracción de arena

Que el planeta se esté quedando sin recursos como el agua o áreas verdes es ampliamente conocido, pero, ¿sin arena? Poco se sabe de ello, sin embargo, existe una grave crisis al respecto.

“Desde la década de 1950, la extracción de arena aumentó rápidamente debido al crecimiento de la población humana, la urbanización, el desarrollo de infraestructuras y la protección de las costas”, explica a Metro Aurora Torres Moreno, investigadora postdoctoral en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y en la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos).

«La escasez de arena ya ha comenzado en algunos lugares. Además, se están creando «mafias de la arena» contra activistas que denuncian sus actividades y que están siendo amenazados e incluso asesinados. La importación de arena será cada vez más cara para algunos países».

Los cambios en los estilos de vida, como el aumento de la superficie por persona o la expansión urbana, también han aumentado la demanda. “Cada año se extraen unos 50 mil millones de toneladas de áridos para la construcción -arena, grava y roca triturada- para fabricar el hormigón de nuestras casas y construir carreteras e infraestructuras”, añade Torres.

“La arena y la grava son los materiales sólidos más extraídos del mundo en masa y se prevé que su consumo anual se duplique de aquí a 2060”, explica Torres. “Esta situación está presionando a los ecosistemas amenazados, desencadenando conflictos sociales y alimentando la preocupación por la escasez de arena. Sin embargo, en realidad no sabemos cuánta hay en el planeta, porque aún no se ha realizado una evaluación global de los recursos de arena disponibles”, añade.

Como explica Aurora Torres, desde el punto de vista geológico, la arena es un recurso abundante en diferentes formas y calidades, tanto en tierra como en zonas costeras. “También puede producirse artificialmente mediante la trituración de rocas. Por tanto, parece poco probable que se agote a escala mundial. En cambio, la escasez local y regional es un problema cada vez más importante en determinadas zonas. A menudo, esto no se debe al agotamiento total de los recursos, sino a razones económicas, medioambientales y sociales, por ejemplo, los usos que compiten entre sí, como las tierras de cultivo, las actividades recreativas, la protección de la naturaleza o las zonas urbanas que se expanden sobre depósitos adecuados, como Londres”, concluyó.

3 PREGUNTAS CON

Adel A. Zadeh
Profesor Asociado, Colegio de Estudios Profesionales (CPS)
Universidad Northeastern
Boston, Massachussettss

¿Por qué ha aumentado el consumo de arena en el mundo?

La arena es el principal material utilizado en la construcción, el uso final en joyería; como pigmentos en pinturas, plásticos, papel, alimentos y en electrónica. Es el segundo recurso más extraído y comercializado en volumen después del agua y su consumo ha aumentado significativamente en las últimas 2 décadas con cantidades necesarias para satisfacer la demanda de un mundo de 10 mil 000 millones de personas sin una política, planificación, regulación y gestión eficientes. Como uno de los principales materiales en la construcción, la roca triturada, la arena y la grava representan el mayor volumen de recursos materiales sólidos extraídos de los sistemas a nivel mundial.

¿Cómo de grave es la situación a nivel mundial? ¿Podemos quedarnos sin arena?

El mundo consume aproximadamente entre 40 y 50 mil millones de toneladas de arena al año. Debido al aumento significativo de la demanda de materiales/productos, es la principal sustancia en su producción, este recurso se está agotando ya que no se puede producir arena de los medios fluviales y marinos en las cantidades necesarias para satisfacer la demanda mundial. Según el informe de NU Environment, la mayoría de los grandes ríos del mundo han perdido entre la mitad y el 95% de su aporte natural de arena y grava al océano. Y nos estamos quedando sin arena y, en algunos lugares, ya ha empezado.

¿Cómo se puede revertir este problema?

En la industria de la construcción, comienza con el uso eficiente de la arena a través del diseño sostenible. Definitivamente, la única opción es utilizar materiales más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente y alternativas disponibles a la arena natural. Esto se consigue aumentando el nivel de concienciación entre los principales actores y partes interesadas en la construcción. La investigación en curso sobre esta crisis llevada a cabo por la Northeastern University ha revelado resultados impactantes en cuanto al conocimiento de la crisis de la arena en la construcción. Necesitamos más códigos, normas y directrices de sostenibilidad en la construcción.

Columna: “Las consecuencias climáticas del consumo de arena”

por Sheila M. Puffer, profesora distinguida de la Universidad D’Amore-McKim School of Business, Northeastern University

La principal razón por la que ha aumentado el consumo de arena es que el mundo ha entrado en un boom de la construcción, sobre todo desde que las economías emergentes han empezado a desarrollar más infraestructuras y viviendas. La producción de hormigón se ha triplicado en las dos últimas décadas.

Se calcula que la cantidad total de arena y grava utilizada anualmente en la construcción a nivel mundial supera los 40 mil millones de toneladas métricas, y sólo China consume más de la mitad. Esto se ha comparado con rodear el ecuador con un muro de más de 27 metros de alto por 27 metros de ancho. Aunque la construcción es, con mucho, el mayor consumidor, la arena también se utiliza en la fracturación hidráulica, así como en cientos de productos como el vidrio, los chips de silicio, los paneles solares e incluso la pasta de dientes y los cosméticos.

Además, Singapur ha utilizado arena para añadir más de 50 millas a su masa terrestre desde 1965 y ha importado más de 500 millones de toneladas en las dos últimas décadas. Dubai ha seguido un camino similar.

La crisis de la arena es grave en muchas partes del mundo. El tipo ideal de arena que se utiliza en la construcción es el aluvión. Esa arena se forma en las montañas a lo largo de milenios y se va abriendo camino hasta los lechos de los ríos y las costas. Sin embargo, esa vía está bloqueada con demasiada frecuencia por las presas. El dragado elimina y desvía la arena, y los canales y las barreras costeras interfieren con los flujos y la reposición natural. Efectivamente, podemos quedarnos sin arena.

¿Qué hacer? Un informe de las Naciones Unidas de 2019 sobre la arena ofrece una serie de recomendaciones. Entre ellas, la creación de una organización internacional que reúna a las partes interesadas para desarrollar normas y prácticas globales en la extracción. Hay que acabar con la corrupción debida a las poderosas mafias de la arena que la extraen ilegalmente y hacer que las cadenas de suministro sean transparentes. Hay que medir y controlar el consumo y el abastecimiento de arena. Y la adopción de materiales como la madera como sustituto del hormigón, así como el uso de materiales como los residuos agrícolas como sustitutos de la arena en el hormigón y el cemento, contribuiría en gran medida a reducir la demanda.

¿A quién no le gusta pasear por una playa de arena y contemplar un hermoso paisaje? Ese es un placer que nos perderíamos. Pero, además de estropear el paisaje, que haya menor cantidad amenaza los hábitats costeros para la vida silvestre y marina, así como las plantas y hierbas que ayudan a prevenir la erosión. La erosión, a su vez, agrava las consecuencias de los huracanes y otros fenómenos meteorológicos extremos al amenazar los edificios y otras estructuras, por no hablar de la vida humana.

Tags

Lo Último


Te recomendamos