Tecnología

¿Cómo nos ayudarán los exoesqueletos?

Varios proyectos buscan potenciar las habilidades humanas en diferentes actividades, con la ayuda de los exoesqueletos

Una nueva tecnología que aún no está muy extendida podría ayudar pronto a las personas en su vida cotidiana o en actividades especializadas. Se trata de los exoesqueletos, dispositivos externos o robots que pueden dar soporte o incluso proteger al portador, proporcionándole mayores niveles de fuerza, resistencia o movilidad.

Según los últimos datos del mercado de la robótica comercial e industrial de ABI Research, el mercado de los exoesqueletos estaba valorado en 392 millones de dólares en 2020 y crecerá hasta los 6.800 millones de dólares de ingresos globales en 2030.

A pesar de estas expectativas, esta tecnología sigue sin despegar y consolidarse en el mercado. Aunque los exoesqueletos se utilizan en una mayor variedad de funciones, no han demostrado su valor en la medida en que lo han hecho otras tecnologías emergentes como los robots colaborativos (cobots) y los sistemas de navegación autónoma.

Sin embargo, los expertos creen que el uso de exoesqueletos aumentará en el futuro.

«En la actualidad se utilizan algunos dispositivos relativamente sencillos en circunstancias limitadas en la industria. Si los investigadores en robótica, biomecánica y kinesiología tienen éxito, la mayoría de la gente podría utilizar exoesqueletos con regularidad», explica a Metro Steve Collins, profesor asociado de ingeniería mecánica de la Universidad de Stanford (EE.UU.).

De hecho, una investigación reciente llamada «El cuarenta por ciento es enorme», en la que participó Collins, descubrió que los exoesqueletos de tobillo pueden aumentar la velocidad de la marcha hasta en un 40%.

«Siete de cada diez participantes no sólo caminaron más rápido, sino que consumieron menos energía, lo que realmente demuestra el gran potencial que tienen los exoesqueletos para ayudar a las personas de forma eficiente», afirma Seungmoon Song, investigador postdoctoral en ingeniería mecánica de la Universidad de Stanford y autor principal del trabajo.

Pero ése es sólo uno de los usos del exoesqueleto. Ahora se están creando para ayudar a los trabajadores a mejorar su rendimiento, potenciar la movilidad de las personas mayores e incluso proteger a los soldados.

Collins añadió: «Los exoesqueletos se están diseñando para ayudar a los trabajadores a levantar cosas más pesadas de lo que podrían en otras circunstancias, a moverse con más precisión o a evitar lesiones. Para mejorar la velocidad y la eficiencia de los soldados, y para permitir que las personas mayores y las personas con discapacidad se muevan con la misma velocidad, estabilidad y facilidad que los típicos adultos jóvenes sanos».

Los especialistas ven un futuro prometedor para los exoesqueletos y predicen que estos dispositivos se utilizarán ampliamente en los próximos años.

«¡El futuro de los exoesqueletos es apasionante! En los próximos años, espero que veamos los primeros exoesqueletos de consumo, que podrían ayudar a las personas mayores a caminar con la misma rapidez y eficacia que cuando eran más jóvenes, o podrían ayudar a los atletas a correr más rápido que antes», concluyó Steve Collins.

«Creo que los exoesqueletos son herramientas muy prometedoras que podrían lograr la mejora de la calidad de vida física».
Seungmoon Song,
investigador postdoctoral en ingeniería mecánica de la Universidad de Stanford, EE.UU.

US$392 millones
fue el valor del mercado mundial de exoesqueletos en 2020.

Cuatro formas en las que se podrían utilizar los exoesqueletos

Lugar de trabajo
El exoesqueleto Japet.W reduce el impacto en la columna vertebral de la manipulación de cargas pesadas, tareas repetitivas y posturas incómodas.

Velocidad
Se ha demostrado que el uso de exoesqueletos en los tobillos aumenta la velocidad de marcha de los usuarios.

Discapacidades
Algunas empresas están desarrollando trajes con exoesqueleto para ayudar a las personas con discapacidad a recuperar su movilidad y caminar sin ayuda.

Militares
El Ejército de Estados Unidos ha estado explorando las tecnologías de exoesqueletos para posibles aplicaciones militares. Por ejemplo, para apoyar la fuerza y la resistencia y proteger a los soldados de las lesiones.

ENTREVISTA

Steve Collins
profesor titular de ingeniería mecánica de la Universidad de Stanford (EE.UU.)

P: ¿Qué es un exoesqueleto?

  1. Es un robot que puedes llevar en tu cuerpo para ayudar a moverte. Los exoesqueletos pueden tener motores eléctricos, baterías y ordenadores para su control y accionamiento, con correas y manguitos blandos para conectarse al cuerpo cómodamente y componentes rígidos de fibra de carbono o aluminio aeronáutico para transferir las cargas entre las articulaciones o al suelo.

P: ¿Son muy utilizados?

  1. Aún no se utilizan de forma generalizada, pero puede que lo hagan pronto. Miles de investigadores de todo el mundo trabajan para desarrollar mejores exoesqueletos que algún día puedan convertirse en productos. En la actualidad se utilizan algunos dispositivos relativamente sencillos en circunstancias limitadas en la industria.

P: ¿Son seguros los exoesqueletos?

  1. Necesitan características de seguridad para evitar que el usuario se haga daño, como límites de software, interruptores de «apagado» de emergencia y fusibles de hardware que se rompen si el dispositivo intenta aplicar una carga que pueda dañar al usuario. Basándonos en las investigaciones de nuestro laboratorio, sabemos que los exoesqueletos pueden ser seguros para las personas. Otros riesgos potenciales son la atrofia; si las personas se vuelven demasiado dependientes de los exoesqueletos, podrían dejar de utilizar sus propios músculos, pero aún no sabemos si esto será un problema o si, por el contrario, las personas podrían utilizar sus propios músculos tanto o más para moverse más lejos o más rápido que antes de tener el dispositivo de asistencia.

P: ¿Qué futuro tienen los exoesqueletos?

  1. Dentro de cinco o diez años, creo que ayudarán a las personas con discapacidad a moverse con más facilidad por un mundo construido para personas con capacidades normales. En una o dos décadas, puede que todos utilicemos exoesqueletos para algunas actividades de nuestra vida normal.
Tags

Lo Último


Te recomendamos