Tecnología

Códigos QR ayudan a evitar el COVID-19, pero son susceptibles a virus informáticos

Diseñados en 1994 para la industria del automóvil en Japón, los códigos QR se dispararon durante la emergencia sanitaria mundial como forma de evitar el contacto físico, a pesar de que son vulnerables a los virus informáticos. Metro investiga la cuestión

Casi 30 años después de su creación y más de una década después de su auge, los códigos QR renacieron durante la pandemia del COVID-19. Hemos visto aparecer esta tecnología en tiendas, restaurantes, hospitales e incluso en las calles.

De hecho, según una encuesta de Statista, se estima que 11 millones de hogares escanearon un código QR en 2020, frente a los 9,76 millones de 2018 solo en Estados Unidos. El 46% de las personas coincidieron en que habían notado un repunte en el uso de la tecnología en Estados Unidos y Reino Unido desde marzo de 2020.

«Todo tipo de intercambio de información, transacción o interacción que pudiera hacerse sin tocar superficies compartidas se hizo más popular, y los códigos QR son una tecnología importante para hacerlo», explicó a Metro Mike Elgan, escritor y periodista especializado en tecnología.

 

«Escribir una URL larga y complicada en un teléfono es incómodo, así que a los consumidores les encantan los códigos QR como alternativa».
Mike Elgan,
escritor y periodista tecnológico.

Según un estudio sobre el sentimiento de los consumidores realizado por MobileIron en septiembre de 2020, los códigos QR aún no han alcanzado su punto más alto y se espera que su popularidad crezca aún más, ya que el 53% de los encuestados quiere que esta tecnología se utilice más ampliamente en el futuro.

Sin embargo, a pesar de ser una gran opción para evitar la propagación del COVID-19, los códigos QR son vulnerables a los virus informáticos y pueden causar graves problemas a los usuarios.

«Los códigos QR traen una URL, que no se puede ver antes de lanzarla. Para los ciberdelincuentes es trivial crear códigos QR que abran sitios web peligrosos que descarguen malware en tu teléfono. Peor aún, los códigos QR pueden hacer que tu teléfono escriba un correo electrónico o un mensaje de texto (¡de tu parte!), o incluso que llame a un número de teléfono. También pueden lanzar aplicaciones en tu teléfono y transferir dinero desde una aplicación de pago. Incluso pueden revelar tu ubicación a los delincuentes», añade Mike Elgan.

Y es difícil que los usuarios lo noten. Según un informe de MobileIron, el 71% de los clientes no podía distinguir entre un código legítimo y uno malicioso, y más de la mitad (51%) de los usuarios encuestados no tenían (o no saben si tienen) seguridad móvil en sus dispositivos.

Entonces, ¿cómo utilizar los códigos QR de forma segura? Mike Elgan dio a Metro algunos consejos:

– Asegúrate de saber quién te ofrece el código QR.

– Si alguien te envía un código QR, verifica con esa persona o empresa que realmente proviene de ella antes de lanzarlo.

– Observa la URL que lanza un código QR. Si cambia rápidamente de una URL corta a una larga, apaga tu teléfono inmediatamente y reinícialo sin volver a lanzar el código QR.

44%
de los encuestados de un estudio dijeron que habían escaneado un código QR en un restaurante durante los primeros seis meses de la pandemia.

ENTREVISTA

Vic Harkness
consultora de seguridad de F-Secure Consulting

P: ¿Por qué han ‘renacido’ los códigos QR durante la pandemia?
– Además de la simplicidad de la transferencia de datos, su uso ofrece una ventaja de relevancia más reciente: el escaneo de un código QR no requiere contacto alguno y puede realizarse a cierta distancia. La aplicación COVID-19 Track & Trace del NHS utiliza los códigos QR para que los usuarios se registren en los restaurantes, mientras que los restaurantes han cambiado los menús físicos por los digitales, a los que se accede mediante el código QR.

P: ¿Hay algún inconveniente?
– Puede suponer un problema para quienes no tengan acceso a un teléfono inteligente con conexión a Internet. ¿Qué pasa con los que tienen teléfonos antiguos que no pueden mostrar imágenes de alta resolución? ¿O los que tienen pocos o ningún dato disponible? ¿Y qué pasa con las personas que no tienen teléfonos móviles? El cambio social hacia formas de vida más tecnológicas tiende a dejar atrás a los que más podrían beneficiarse de ello.

P: ¿Y los peligros?

– Quizá el mayor riesgo de los códigos QR es que no se sabe a qué dará lugar el código hasta que se ha escaneado. Al escanearlo, confías implícitamente en la seguridad del código, en que no inducirá a tu dispositivo a realizar alguna acción maliciosa. Los códigos QR también suelen aparecer en los ataques de ingeniería social. Los códigos QR pueden usarse ahora para pagar una variedad de bienes y servicios, donde el usuario simplemente escanea un código QR con su aplicación bancaria. Un atacante podría crear un código QR que transfiriera 100 dólares a su cuenta al ser escaneado, y colocarlo sobre un código QR para un artículo de 1 dólar.

P: ¿Qué precauciones debemos tomar?
– En un primer nivel, inspeccionar visualmente el código QR. Lo ideal es que el usuario vea a qué se resuelve el código QR antes de actuar sobre él. Algunos teléfonos lo hacen automáticamente. La aplicación de cámara del iPhone, por ejemplo, crea una notificación que muestra el texto del enlace, invitando al usuario a hacer clic en él. Aunque inspeccionar manualmente el enlace puede ayudar a detectar ataques menos sofisticados, no sería difícil para un atacante crear un código QR de aspecto correcto. En general, se deben seguir buenas prácticas de seguridad. Asegúrese de instalar las actualizaciones en su dispositivo tan pronto como estén disponibles.

Cuatro usos de los códigos QR durante la pandemia

Restaurantes
Esta tecnología se utiliza para acceder a los menús en los smartphones para evitar que la gente se infecte al tocar los impresos.

Centros de pruebas COVID-19
En algunos centros de pruebas de COVID-19, los visitantes se identifican mostrando un código QR en su teléfono a los miembros del personal.

Pagos
Manejar dinero en efectivo también puede provocar el contagio de COVID-19, por lo que muchas tiendas han optado por promover el pago de bienes y servicios a través de códigos QR.

Seguimiento de contagiados
Esta tecnología también se ha utilizado para rastrear a las personas infectadas por el nuevo coronavirus. Las autoridades de varios países obligan a los locales a colocar códigos en sus entradas para que los clientes puedan escanearlos y registrar su visita.

Tags

Lo Último


Te recomendamos