Metro World News

Hambre genera caos en reparto de comidas en Haití, luego del terremoto

El hambre es otro problema que tiene que enfrentar un país que hace un mes sufrió el asesinato del presidente Jovenel Moïse y hace 11 años fue golpeado por otro fuerte terremoto.

Hambre genera caos en reparto de comidas en Haití

La situación en Haití es crítica. Luego de que un terremoto azotara al país caribeño, el pasado 14 de agosto, una gran cantidad de personas se encuentra en condiciones deplorables, con la pérdida de sus hogares y pertenencias.

Hambre, otro problema de un país golpeado

Además, el hambre es otro problema que tiene que enfrentar un país que hace un mes sufrió el asesinato del presidente Jovenel Moïse y hace 11 años fue golpeado por otro fuerte terremoto, que cobró la vida de más de 200 mil personas.

Los habitantes de Camp Perrin vivieron momentos de tensión durante el reparto de comida realizado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Nerviosismo y tensión

Ahora, la logística organizada en el colegio Fréres Unis de esta comuna, cercana a Los Cayos, se ha descontrolado, debido al nerviosismo y la tensión de las personas que querían acceder al recinto a toda costa para llevarse arroz, habichuelas y aceite, con la intención de alimentar a sus seres cercanos.

En el momento que percibieron el desorden, los efectivos policiales que custodian la operación humanitaria, se pusieron los cascos y los chales antibalas.

Armados en todo momento, ese gesto fue más que suficiente para aplacar los ánimos y, con algo de paciencia, sacar a la gente del patio de la escuela.

Después de unos minutos se reinició la distribución de alimentos, que se repetirá en un par de días. El proyecto tiene la finalidad de beneficiar a unas tres mil personas de 600 familias afectadas por el terremoto, de acuerdo a Pierre Honnorat, representante del PMA en el país.

Algunos se quedan sin nada

Una de las historias más tristes de la jornada la protagonizó Izaelle Chine, una anciana de 87 años. Menuda, vestida de blanco y con un sombrero negro, avanzaba lentamente por el lugar, ayudada por un bastón.

A pesar de sus esfuerzos, ella y su hijo se fueron con las manos vacías, porque les indicaron que no estaban incluidos en la lista de la organización.

El movimiento telúrico ha causado cerca de dos mil 200 personas, más de 12 mil heridos y ha llevado a más de medio millón de individuos a necesitar ayuda humanitaria, de acuerdo a cálculos oficiales.

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), unas 500 mil personas, 40 por ciento de la población de los departamentos de Grand’Anse, Nippes y Sud necesitan ayuda humanitaria de emergencia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos