Mundo

¿Qué sucede en Colombia? Las claves del conflicto que ha dejado decenas de muertos

Las tensiones se elevan día a día en Colombia, que reporta más de 20 fallecidos, a causa de los enfrentamientos entre los protestantes y la policía.

Las tensiones se elevan día a día en Colombia, que reporta más de 20 fallecidos, a causa de los enfrentamientos entre los protestantes y la policía.

Lo que sucede en Colombia aumenta en tensión día a día.

Pareciera que las reformas tributarias del presidente Iván Duque sólo fueron la gota que derramó el vaso en el descontento que tiene la sociedad del país sudamericano contra sus autoridades.  

El conflicto, la violencia, represión, marchas y abusos se extienden por toda la nación con el correr del tiempo.

La gota que derramó el vaso

Hace una semana, el 28 de abril para ser precisos, en las calles del país detonaron algunas manifestaciones impulsadas por la reforma tributaria del mandatario Duque.

De hecho, ante la presión ejercida por las protestas, el gobierno colombiano ha decidido retirar la propuesta y llamar a un diálogo a los diferentes sectores de la sociedad, en un intento por lograr una reforma consensuada.

Y es que, con su propuesta tributaria, la administración de Duque tenía la finalidad de recaudar cerca de 2 por ciento del PIB en una serie de nuevos impuestos para aliviar las presiones de deuda y preservar la calificación crediticia.

El mandatario Duque siempre intentó subrayar los componentes sociales de la reforma, que contemplaba una renta básica, un controvertido concepto que algunas economías desarrolladas ofrecen a manera de red de seguridad social; sin embargo, eso no mitigó el descontento social.

De hecho, el proyecto fue defendido por analistas económicos que la consideraban ambiciosa y necesaria.

Propuesta inoportuna

Lo cierto es que resultó de lo más inoportuna, pues se encuentran a un año de las elecciones presidenciales y legislativas. Además, en una encuesta local, 82 por ciento de los sondeados contestaron que no votarían por los candidatos que hayan estado de acuerdo con aumentar los impuestos.

Los resultados son altos, pero obedecen a la crisis económica que ha dejado la pandemia en todo el mundo. En el país sudamericano la pobreza subió hasta 42.5 por ciento, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Y es que la situación social en Colombia se respira de descontento y molestia, algo que se incrementó con la llegada de la pandemia del coronavirus.

No es para menos si se toma en cuenta que el año pasado, Colombia sufrió una caída de 6.8 por ciento de su PIB, la mayor desde que se tienen registros; además cerró 2020 en 15.9 por ciento de desempleo y la pobreza aumenta con el paso del tiempo.

Como medida para contrarrestar esta crisis, el mandatario propuso un aumento de impuesto para cubrir el hueco fiscal dejado por la pandemia.

Era la tercera reforma tributaria desde que Iván Duque tomó el poder hace tres años, y la primera que un país de América Latina hacía desde que el COVID-19 llegó a tocar las agendas políticas, sociales y económicas en la región.

¿De qué trataba la reforma?

Con el nombre de Ley de Solidaridad Sostenible, aumentaba la canasta de bienes gravados en el IVA de 39 por ciento a 43 por ciento, según el Ministerio de Hacienda.

Además, incrementaba de manera escalonada la base de contribuyentes que tienen que pagar renta, en la que se incluía a los que ganaban desde 2.5 millones de pesos colombianos (700 dólares) al mes.

El descontento aumento y se reactivó el llamado paro nacional, que había puesto a temblar al gobierno colombiano hace tres años, con marchas, bloqueos y enfrentamientos con los uniformados.

Como una medida de prevención, el 1 de mayo, Duque sacó a los militares a las calles. Pero en lugar de tranquilizar las movilizaciones provocó que aumentara las tensiones.

Entonces, un día después, el presidente opta por dar marcha atrás a su propuesta de reforma tributaria.

“Le solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el ministerio de Hacienda, y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos, para evitar la incertidumbre financiera”, indicó.

Pero la violencia continuó. Para el 4 de mayo, la UE y la ONU condenaron la situación que se vivía en Colombia.

De acuerdo a cifras de algunas organizaciones hay al menos 20 fallecidos, casi 100 desaparecidos y cerca de 800 heridos por los enfrentamientos entre los protestantes, en su mayoría jóvenes, y la policía.

Tags

Lo Último


Te recomendamos