“a ToN oF coke”: cocaína virtual y la nueva forma de crear arte

a ton of coke

El colombiano Camilo Restrepo vendió el kilo más caro de esta droga en la actualidad, pero de manera digital.

Luz Lancheros, MWN

Camilo Restrepo, artista oriundo de Colombia, (Medellín, 1973) ha tratado largamente en su obra una mirada distinta sobre el narcotráfico. “a ToN oF coke”: cocaína virtual y la nueva forma de crear arte

Este, si bien ha estigmatizado a pobladores, también va más allá del relato oficial de avergonzarse e indignarse por el estigma.

Así, a través de su propia experiencia en la época del capo Pablo Escobar, plantea otras miradas sobre la fallida guerra contra las drogas.

“a ToN oF coke”: cocaína virtual y la nueva forma de crear arte

Leonardo DiCaprio, por ejemplo, ha sido uno de sus compradores más asiduos y también ha generado titulares por vender el kilo más caro de cocaína actualmente.

Con el valor de 1 ETH (Ether), superando incluso el valor de un kilo real de esta droga.

Pero esta cocaína es digital y hace parte de su obra “a ToN oF coke”, que plantea precisamente reflexiones sobre la especulación del arte y el valor de las cosas con las criptomonedas.

Metro habló con él sobre la obra.

P: ¿En qué consiste vender un kilo de cocaína digital? 

–La obra se llama así por ser una referencia directa a las NFT, de ahí su título.

Es una referencia a esos tokens no fungibles, de mil paquetes de cocaína de un kilo, de imagenes de mil paquetes de cocaína, todos de un kilo y su sumatoria.

Cada imagen que es muy simple, se diferencia por un número de serie. 1 de mil hasta mil de mil.

Y ese número, digamos que lo más importante para los creadores que hacen obra en esta plataforma, son visualmente impactantes; yo quería mil muy homogéneas.

“a ToN oF coke”: cocaína virtual y la nueva forma de crear arte

Que solo se distinguieran por su numeración y esta me permite a mí ponerles el precio.

La moneda que maneja esta plataforma es una hermana del Bitcoin, el Ether, cuyo precio fluctúa diariamente.

Y la serie me sirve para dividir el precio así: 1/1000 es 000,1 Ether.

Y así sucesivamente. 

También es importante mirar dónde vendí la obra: la plataforma se llama Open Sea y es la metáfora de la cocaína flotando en el mar abierto.

Y esto evoca las lanchas que cruzan el océano con estos kilos, o cuando cae una avioneta y las pacas quedan flotando.

De pequeño, en Bahía Solano, tuve que ver cómo se comenzó a pescar pacas de coca.

Y vi cómo el humilde pueblo comenzó a cambiar ante la extravagancia: fiestas, casas.

Era muy fácil identificar a los pescadores que habían “coronado” al pescar pacas de coca. 

P: ¿Cómo cambia para el creador de arte esta plataforma, el sentido de sus contenidos?

–En la reproducción de lo analógico, la copia se va deteriorando a través de la misma.

Pero en lo digital, esto no pasa: las copias siguen siendo de la misma calidad.

Al vender las obras en esta plataforma, la venta queda registrada en la cadena de blockchain, que deja atomizada la información en muchas partes.

Hay por eso quien vende una imagen, o una canción, etc.

Y lo que se deja grabado es el certificado de que tal persona es la dueña del kilo de cocaína 88 de mil, por ejemplo.

Ahora, respondiendo a cómo esto influye en la especulación sobre el arte y la cocaína ilegal, lo que yo hago es mirar el programa y con la metáfora del mar abierto buscamos cómo este proyecto dialoga con las características que tiene el medio con lo que estoy haciendo.

Por eso hice imágenes planas y homogéneas.

La cocaína es la diferenciación.

Y a medida que se va vendiendo, el valor va subiendo y se va especulando sobre el precio, hasta que se llega a la paca mil de mil.

P: ¿Por qué decidió ir más allá del relato oficialista de indignación y dar una mirada que aún incomoda en Colombia?  

–Sigo siendo un convencido de que hay mucho de qué hablar en cuanto al narcotráfico y Colombia.

Relaciones de política y narco enterradas, asesinatos impunes. Y las creaciones artísticas pueden aportar nuevas miradas.

Yo no estoy de acuerdo con el discurso de indignación que reza que cualquier película o producto sobre el narco “daña la buena imagen del país”.

Pero ¿cómo se va a dañar más, si está instaurado en todas las esferas nacionales y en un Estado menor que nuestro territorio?

Además sabemos las prácticas mafiosas que se han instaurado en política, asesinato de líderes sociales, etc.

“a ToN oF coke”: cocaína virtual y la nueva forma de crear arte

Pero jamás se reflexiona del gran daño que el narcotráfico hace sobre nuestro país, que se traduce en vidas. Y las creaciones culturales sí pueden hacerlo.

Para mí el problema no es el narco, es lo que hacemos con ese problema, y al abordarle con una actitud absolutamente guerrerista, los más afectados son los campesinos que siembran, así como los consumidores, totalmente criminalizados.

Y que esto se podría abordar más desde la salud pública.

Y con esta idea novedosa de comprar legalmente un kilo de coca que además puedes guardar en las mismas condiciones, y nadie te la puede quitar por estar en blockchain, esto genera conversación.

Y si una obra no lo hace, está muerta. 

Tags

Lo Último


Te recomendamos