Entretenimiento

Emma Stone: la Cruella de Vil más salvaje

“Cuanto más presente estás como actor, menos nervios tienes, por eso quise ser actriz”, reflexiona la Emma Stone con Metro sobre su nueva película

Hay una nueva Cruella de Vil en la ciudad y es Emma Stone. Después de seis largos años, Stone consigue encarnar un personaje para el que parece haber nacido.  Sorprendida y con un vestuario que nos devuelve a la época punk, el director Craig Gillespie y el guionista Tony McNamara han creado una película fabulosa. Cruella es un giro subversivo de la historia de origen de la icónica villana de Disney que quería matar a 101 Dálmatas.  Emma Thompson es la mejor villana en el papel de la baronesa von Hellman, jefa de una ostentosa casa de moda y también una reconocida leyenda de la alta costura. En el Londres de los años 70, la joven diseñadora de moda Cruella de Vil se obsesiona con las pieles de los perros, especialmente de los dálmatas, hasta que acaba convirtiéndose en una leyenda despiadada y aterradora conocida como Cruella. Stone es tremendamente divertida en el papel principal, ya que se compromete plenamente a encarnar dos personajes, Stella y Cruella, en una interpretación estupenda que es muy propia del Joker. Con la actriz tuvimos la oportunidad de hablar vía digital sobre su preparación para un doble papel inolvidable.

P: Emma, ¿te sorprendió lo oscura que Disney permitió que fuera esta película?

Emma Stone: Así es, así es. Greg y Tony han hecho lo que querían hacer y es definitivamente oscura para una película de Disney, pero quizás no para una película intensa con calificación R.  Si lo pienso bien, sí, fue más oscura de lo que he visto en Disney en mucho tiempo.

P: La Baronesa es una gran villana para Cruella

ES: Emma (Thompson) es fabulosa.  Tiene uno de mis momentos favoritos, cuando la baronesa tira la servilleta de tela y un tenedor auténtico por la ventana. Me hizo reír cuando estábamos rodando y cada vez que lo hacía me partía de risa. Es tan buena. Y me encanta la estructura de su ropa, como el aspecto de María Antonieta, tenía una silueta muy intensa con sus trajes.

P: Emma, ¿cuál fue el traje más loco que llevaste como Cruella, del que te sentiste muy orgullosa y que te metió dentro del personaje?

ES: El traje más ridículo fue el que llevé en el camión de la basura, porque era una cola de 12 metros y no estaba unida al vestido, obviamente no podría moverme si lo estuviera, así que la añadieron al vestido en el último momento cuando subí al camión de la basura para rodar esa parte, y fue simplemente fenomenal. Nada que pudiera llevar ni remotamente en la vida real. Fue un gran momento. Pero, para ser honesta, también esa falda loca cuando cubro el coche fue épica también, tratar de entrar en el coche y luego cubrir todo el coche con el cambio de falda fue simplemente fantástico, fue realmente un momento de un actor pensando: -Estoy en una película ahora mismo y nunca voy a tener este momento de nuevo-.

P: ¿Ninguno de esos momentos era CGI?

ES: Todo real.  Me metí en el coche y tiré de la falda y tuve que hacerlo varias veces porque era difícil. Todo fue real. Los perros son la única parte en la que se utilizó CGI, pero esos perros estaban siempre en el plató y cada vez que los teníamos cómodos, estaban dentro, lo que fue increíble. 

P: Wink, el perrito, es la mayor estrella de la película

ES: Fui uno de los mayores fans de Wink desde el primer día.

P: Entre los dos personajes que interpretas, Stella y Cruella, ¿cuál ha sido un mayor reto y cuál prefieres?

ES: Es interesante porque sentí una especie de rechazo hacia Stella que se manifiesta durante la película, y creo que Stella es dulce pero no está totalmente encarnada, así que diría que hay algo en Cruella que es bastante tentador. Es como si estuviera en plena aceptación y autonomía. Así que me interesa ese tipo de mundo de Cruella pero, dicho esto, cruza algunas líneas que no creo que yo cruzaría necesariamente, pero prefiero a Cruella porque me interesa el lado oscuro de un personaje femenino.

P: ¿Fue divertido interpretarla?

ES: Fue muy divertido. Con muchos papeles tienes que empezar, si eres como yo, a necesitar una cara de goma y estar siempre contenida un poco pero cuando tienes a alguien como Cruella tienes que lanzarte con todo y es un placer. Muy divertido.

P: Emma, ¿crees que Cruella eligió ser malvada?

ES: Creo que nunca interpretaría a un personaje que realmente pensara que es mala y ella lo supiera. Ella no lo sabe y la única manera de hacerlo es así, con ambigüedad. ¿Crees que la gente realmente mala va por el mundo pensando que es mala? No lo creo. Piensan que son correctos.

No tiene sentido interpretar a alguien así, quizá si se trata de algún tipo de robot.

P: ¿Fue difícil representar el acento, las escenas emotivas y la actitud de Cruella, una estrella del punk de los años 70?

ES: Depende. Los acentos fueron definitivamente complicados y siempre son un pequeño dolor de cabeza.  Cada vez que un personaje tiene un viaje emocional muy importante con una escena que es increíblemente conmovedora y que hace avanzar la historia de una manera necesaria, eso es siempre un poco de presión porque sólo tienes un día y una vez para hacerlo. Esa es la diferencia entre el teatro y el cine; no importa lo cansado que estés, ni cómo te sientas ese día, si vas a hacer esa escena, así será, así que siempre duermo mal la noche antes de rodar una escena importante al día siguiente. Eso es lo más difícil para mí, pero también me encanta el reto.

P: ¿Cómo te quitas los nervios? ¿Tienes algún tipo de ritual?

ES:  No. Los nervios desaparecen en cuanto empiezas a rodar. Cuanto más presente estás como actor, menos nervios tienes, por eso quise ser actriz.  Soy muy ansiosa por naturaleza y cuando más presente me encontraba era improvisando o haciendo comedia o teatro porque no tienes tiempo de pensar en todas las demás cosas que te preocupan, tienes que estar en el momento. Cuanto más presente puedes estar, más se te quitan los nervios, así que ese es el verdadero regalo de la actuación para mí, creo. No se trata de deshacerse de los nervios, sino de utilizar su presencia para superarlos.

P: Cuando creciste, ¿eras fan de 101 Dálmatas?

ES: Me encantaba la película, sobre todo que los perros se parecieran a sus dueños. Me pareció muy divertida, recuerdo que de niña intentaba ver si en realidad los perros se parecían a sus dueños y muchos se parecen.

P: ¿Cuando te ofrecieron interpretar a Cruella te lanzaste a ello?

ES: Me pareció un gran personaje, pero no fue tan sencillo como recibir una llamada para interpretar a Cruella. Fue hace seis años, mucho antes de rodar la película, era una especie de idea, ya que Disney tiene todos estos personajes y en una lluvia de ideas se nos ocurrió darle vida. Pero ha sido un proceso de cuatro años con diferentes escritores e ideas sobre la mesa. A veces parecía que nunca íbamos a hacer la película, ya que era divertida e interesante, pero no sabíamos qué mundo queríamos que explorara para hacer una buena película sin parecer encasillados. Tomar y ponerla en los años 70 y, por mucho que sea Cruella de 101 Dálmatas, no lo es porque estamos tomando el personaje y creando una historia totalmente nueva para ella. Cuando Greg y Tony entraron en escena, sentí que la película recibió el impulso que necesitaba para seguir adelante.

P: En tu opinión, ¿tu personaje tiene puntos débiles?

ES:  Es humana, así que por supuesto tiene debilidades. Diría que es una especie de película sobre cómo su fuerza combate su debilidad. Es la naturaleza contra la crianza, y lo que ella considera débil desde el principio, su volatilidad, su temperamento o su capacidad de reacción, se convierte en su fuerza a través de su creatividad y su genio. Creo que es una película sobre cómo tu debilidad se convierte en tu fuerza.

Tags

Lo Último


Te recomendamos