Entretenimiento

Donna Stein: La curadora que reunió un tesoro de arte internacional que ahora acumula polvo en Teherán

La estadounidense Donna Stein cuenta en “La emperatriz y yo” cómo un antiguo imperio coleccionó, rechazó y redescubrió el arte moderno

Imagine esto. Usted es Donna Stein una joven curadora de arte estadounidense muy prometedora, con seis años de experiencia en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y en el Smithsonian, entre otras instituciones de élite.

Se le ofrece la oportunidad de su vida: comisariar una exposición internacional de arte moderno con fondos ilimitados a su disposición. ¿La advertencia? Es en Irán. Pero no en el Irán actual, cuyo gobierno tiene un historial de derechos humanos atroz, ejerce una opresión extremista sobre las mujeres y alberga un odio vitriólico hacia Estados Unidos; no en el Irán posterior a la Revolución Islámica, gobernado por el líder supremo Sayyid Ali Hosseini Khamenei, dedicado a la «desoxificación de Occidente», y que tiene un control absoluto sobre la vida, la cultura, la legislación y las relaciones internacionales de Irán.

Se trata más bien del Irán anterior a 1979, gobernado por la dinastía de Mohammad Reza Shah (emperador/rey) y Shahbanou Fahah Pahlavi (emperatriz/reina), que intentaban hacer progresar su nación culturalmente, económicamente y en términos de educación de forma activa y benevolente. Por supuesto, hay muchos iraníes de hoy en día que comparten esta visión del progreso, la libertad de la persecución y la emancipación de la mujer, pero la lucha contra un régimen fundamentalista siempre ha sido dura, aunque, según Stein, nunca debe abandonarse.

Mientras el Sha se acercaba a un modelo económico capitalista llamado Revolución Blanca, construyendo escuelas, bibliotecas, impulsando la reforma agraria y centrándose en la educación -bajo su reinado las tasas de alfabetización saltaron del 17% en 1963 al 50% en 1977-, su esposa, la Emperatriz, se centró en la cultura. Y dado que se trataba de una época de recesión en Estados Unidos y Europa, mientras Irán vivía su propia fiebre del oro y estaba repleto de dinero del petróleo, la Emperatriz estaba perfectamente posicionada para llevar a cabo su visión de un país con una escena artística viva, sofisticada y en evolución.

Con el visto bueno de su marido para construir museos de arte en la capital iraní, Teherán, y otro en Shiraz, la Emperatriz, a la que Stein describe como una «feminista discreta» que intentaba «cumplir discretamente el objetivo de crear un diálogo cultural entre Oriente y Occidente», comenzó a seleccionar a expertos en arte y arquitectos extranjeros para poner en marcha sus proyectos con un «presupuesto secreto», para obras que más tarde se descubriría que estaban financiadas por la Compañía Nacional de Petróleo a partir de 1973.

Por supuesto, una de estas expertas buscadas fue Donna Stein, cuyas nuevas memorias «La emperatriz y yo» cuentan la historia de su tiempo de trabajo en Irán, la curaduría del museo y su duradera amistad con la emperatriz después de su exilio.

Aunque el Irán de la época no era odioso hacia Occidente, Stein tenía muchas razones para sentirse recelosa de viajar sola como mujer extranjera: iba a viajar a un país del tercer mundo en el que no hablaba el idioma, no conocía las costumbres, no sabía qué ropa era apropiada para cada situación y no le dieron un contrato sino una «carta de acuerdo» que su hermano abogado describió como «el documento legal más estéril [que] había visto nunca». No obstante, Stein es aventurera, ya había viajado por el mundo y veía el puesto como «un peldaño profesional y, como mínimo, una experiencia que cambiaría su vida». Acabaría realizando este viaje de adquisiciones y curaduría entre 1975 y 1977.

Sorprendentemente, una astróloga que sólo sabía dónde y cuándo había nacido leyó su carta astral antes de que dejara Nueva York y le dijo que había sido profesora en Persia en una vida pasada. Incluso para un escéptico, es una historia bastante convincente.
Y así se puso en marcha, viajando con frecuencia entre Irán y Estados Unidos para aplicar su experiencia en la creación de una exposición que comenzaría con el Impresionismo hasta la obra moderna, más vanguardista.

La exposición debía ser una fusión de arte persa y occidental en la que cada cultura pudiera aprender de la otra y, concretamente, Stein quería incluir una sección de fotografía, ya que las exposiciones de fotografía no eran habituales en Irán y se consideraban un «riesgo intelectual». Sus superiores acabaron cediendo a su tenacidad y se dedicó una sala a la fotografía.
Cuando amNewYork Metro le preguntó a Stein por qué la habían seleccionado, ella mencionó sus credenciales, pero también hizo hincapié en que había muchos extranjeros a los que se invitaba a ayudar en la modernización del país, desde la agricultura hasta la arquitectura, y que Irán lo hacía porque simplemente carecía de los conocimientos necesarios para cambiar su sociedad para mejor a un ritmo rápido.

Escribe: «Irán necesitaba a alguien que evaluara las obras desde una perspectiva histórico-artística……[ofreciéndome] una oportunidad de oro para adaptar mis conocimientos y habilidades de curaduría a una cultura antigua, al tiempo que recorría todo el mundo en busca de obras maestras sin importar el costo».

Y así Stein se puso a trabajar. Nunca se involucró en el aspecto monetario de las compras, pero en lo que respecta a los dólares, se calcula que el arte que adquirió por 25 millones de dólares tiene un valor de unos 3.000 millones en los mercados actuales.
La colección que reunió incluía obras de: Picasso, Dalí, Pollock, Rothko, Matisse, Toulouse-Lautrec, Man Ray, Van Gogh, Francis Bacon, Lichtenstein, Braque, Kandinsky, Giacometti y Andy Warhol. Y eso es sólo la punta del pincel.

La exposición se inauguró para celebrar el cumpleaños de la Emperatriz y contó con la presencia de personajes como Andy Warhol y Nelson Rockefeller, y fue un gran, pero breve, éxito.
Trágicamente, en 1979, la Revolución Islámica, liderada por el ayatolá Ruhollah Jomeini, puso fin de forma abrupta a los avances logrados por el Sha y Shahbanou, que se vieron obligados a exiliarse y nació el Islam político.

Cómo pudo detenerse algo de forma tan rápida y dramática lo dilucida Stein con una cita de Colin Smith, del periódico británico Observer: «Gran parte del movimiento de protesta religiosa parece dirigirse contra el creciente secularismo de una sociedad en la que, gracias a que el petróleo había hecho posible lo que el padre [del Sha] sólo había soñado hacer, los cambios que llevaban siglos en Europa [se habían] condensado en un par de décadas».

Ahora todas esas obras maestras yacen en las profundidades subterráneas del Museo de Arte Moderno de Teherán. Sólo se destruyeron tres obras, una de ellas una serigrafía pop de Warhol que representaba a la Emperatriz. El cuadro era una visión radical del arte pop de Pahlavi, una mujer hermosa y elegante, a la que a menudo se refería como la Jackie O de Oriente Medio, ahora catapultada visualmente a la modernidad con la representación de Warhol, la cual fue acuchillada.

La actual administración iraní se muestra nerviosa a la hora de prestar cualquier obra para su exposición en otros países por temor a que no sea devuelta. Se han hecho tratos que se han frustrado en el último momento, pero, como nota positiva, «la obra más preciada que ha entrado en la Colección Nacional Iraní», el «Mural sobre suelo rojo indio» de Jackson Pollock (1950), se expuso en Japón en 2012, en una muestra que celebraba el centenario del artista, pero sólo con la condición de que fuera asegurada por 250 millones de dólares por Christie’s.

Cuando amNewYork Metro preguntó a Stein qué sabía del panorama artístico actual en Irán, lo describió como animado. Los museos siguen abiertos –aunque con el arte occidental confiscado– y una nueva generación se ha interesado especialmente por ese medio tan cuestionado cuando Stein ejercía de comisaria en los años 70: la fotografía.

Está surgiendo una nueva generación de artistas iraníes que no recuerdan el Irán prerrevolucionario. Y si los grandes lienzos no pueden o no quieren ser transportados a galerías internacionales de todo el mundo, en nuestra era digital son posibles otras alternativas de difusión. En «The Indigenous Lens», Stein escribe: «El Irán actual no está aislado del mundo. Tiene una población tremendamente hábil, talentosa y conocedora de Internet que ha dado a la visibilidad un significado totalmente nuevo, cuestionando el papel y el poder de la fotografía en la era de las redes sociales».


El libro de Stein es una memoria instructiva sobre la aventura, el placer y el poder del arte y la cultura, pero también sobre la amistad y la pérdida. La esperanza de Stein es que estos «jóvenes iraníes con visión de futuro… continúen… expresándose más allá de cualquier limitación o frontera, este u oeste».

Al fin y al cabo, Internet no puede imponer prohibiciones de viaje.

3.000
millones de dólares en los mercados actuales se calcula que vale el arte que adquirió Stein por 25 millones.

LA CLAVE

Libro

• “The Empress and I: How an Ancient Empire Collected, Rejected and Rediscovered Modern Art”.
• Dónde: Amazon.com
• Precio: $45
• Idioma: inglés

Tags

Lo Último


Te recomendamos