Entretenimiento

“El Chavo del 8”: así fue la inolvidable fiesta de la buena vecindad

Se trata de unos de los capítulos más divertidos del programa mexicano.

El Chavo del 8

Han pasado más de 50 años del programa El Chavo del 8 y muchos de sus episodios y los momentos vividos con sus personajes permanecen en la memoria colectiva. No en vano es considerado una joya de la televisión mexicana y una de las mejores producciones de todos los tiempos.

Sus inolvidables personajes vivieron momentos únicos y cada capítulo de la serie producida y protagonizada por Roberto Gómez Bolaño, ha sido memorizada por varias generaciones. Uno de los capítulos más divertidos y memoriales se refiere a la fiesta de la buena vecindad, un evento donde todos celebraron la música, la amistad y la convivencia, o al menos lo intentaron.

El recordado episodio comenzó con la reunión en el patio de la vecindad, Todos presentes: Kiko, Doña Florinda, La Chilindrina y la Popis. El animador de la gran celebración, el señor Barriga, inició con la presentación de varios actos de los habitantes de la peculiar vecindad, incluyendo al Don Ramón.

Entre globos y aplausos comenzó la divertida fiesta. La Chilindrina, como era de esperarse, hacía barras por su papá, quien con guitarra en mano se dispuso a cantar. «Para ustedes una bonita canción titulada Los ejes de mi carreta», dijo el moroso habitante de la vecindad.

Pero en medio de la presentación, el travieso e imprudente «Ñoño» comienza a comer e interrumpir el acto, desconcentrando a Don Ramón, quien en poco tiempo perdió la paciencia. Este, más de una vez, tiró al suelo la comida de Ñoño, comenzando el caos en aquella fiesta.

Tras ser interrumpido, Don Ramón interrumpe su acto y se bajó del improvisado escenario. «¡Qué ejes de mi carrera ni que ocho cuarto, yo ya acabé». dijo con su habitual mal humor. Acto seguido, apareció en escena Doña Cleotilde, mejor conocida como «La bruja del 71».

En medio de su acto, se equivoca aludiendo a «Don Ramón» varias veces, su amor platónico. El momento desata las risas pues el personaje no dejó de mencionar a su vecino del departamento 71. Luego se presentaron Doña Florinda y su amor, el Profesor Jirafales, interpretando una zarzuela española.

Esta vez no huno interrupciones pero todos quedaron atónitos ante los cantos del también conocido «Maestro Longaniza», y Doña Florinda, incluyendo a Kiko quien no dejó de aplaudir y gritar «Esa es mi mami», entre las risas del público. Ante la escena romántica de la zarzuela, Kiko corrió y cerró el telón: «¡Qué cosas no!».

Uno de los momentos más divertidos de la fiesta de la buena vecindad, fue el acto de magia protagonizado por la Chilindrina y Kiko. En un momento pide una caja a su compañera pero lo deletrea con «g» un error que fue corregido por el profesor Jirafales. «Ahora no estamos en clases maestro», gritó Don Ramón, desatando las risas.

Kiko hizo «desaparecer» un huevo, que en realidad había sido tomando por El Chavo, quien se deja llevar por el hambre y acto seguido, se lo comió, mientras su compañero promete desaparecer otro huevo que en realidad era escondido por el protagonista del popular programa.

El Chavo del 8 es considerado uno de los programas más exitosos de la televisión mexicana. Su creador y protagonista, Roberto Gómez Bolaño, también conocido como «Chespirito» murió en 2014. En todo el mundo, se realizaron homenajes al mexicano considerado un ejemplo para la infancia y juventud de los años 80.

Los restos de Gómez Bolaño fueron velados en el Estadio Azteca ante una multitud que agradeció tantas risas y momentos divertidos a través de personajes inolvidables como El Chapulín Colorado, el doctor Chapatín y el Chómpiras.

Te puede interesar:

Tags

Lo Último


Te recomendamos