Deportes

Sin limitaciones: Estos son los deportistas mexicanos que buscarán triunfar en los Juegos Paralímpicos

Amalia Pérez, atleta azteca, buscará consolidarse en la justa nipona, al buscar su sexta medalla; Michel Muñoz hará historia en remo.

Juegos Paralímpicos Tokio 2020

Tokio no sólo fue sede de los Juegos Olímpicos este año, si no también alojará a los Juegos Paralímpicos, en donde cientos de atletas buscarán consolidarse en sus disciplinas.

México tendrá varios participantes. De hecho, en esta justa veraniega, el equipo azteca podría llegar a las 300 medallas cosechadas.

Estos mexicanos buscarán triunfar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020

Amalia Pérez

Desde hace varios años, Amalia Pérez ha sido una de las exponentes más importantes del conjunto Tricolor en los Juegos.

La triple campeona paralímpica en halterofilia, hará historia en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, ya que sumará su sexta participación en un torneo de esta índole.

Amalia nació el 10 de julio de 1973. Desde ese instante, sus padres recibieron la noticia de que su hija nació con un mal congénito conocido como artrogriposis congénita.

Este padecimiento provoca contracturas en las extremidades del cuerpo, por lo que limita el movimiento.

Sin embargo, esto no ha sido un impedimento para que Pérez sea una atleta reconocida. De hecho, espera romper un récord más en la justa nipona, ya que está buscando su sexta medalla consecutiva, desde que debutó en los Juegos de Sídney 2000.

“Desde que llegué al aeropuerto he sentido de lleno la emoción, porque nos hemos centrado en esto mucho tiempo. Justo antes de llegar hubo otra ola de la pandemia y nos preocupaba que los Juegos no sucedieran, pero ahora que estamos aquí debemos cuidarnos, seguir las reglas y asegurarnos de que todo sea un éxito.

Eduardo Ávila

Cuando tenía 11 años, Eduardo Ávila comenzó a practicar judo, con la intención de liberar el estrés provocado por un accidente, que lo dejó con limitación visual.

Desde entonces, esta disciplina lo ha acompañado a lo largo de su vida, misma que lo proyectó a lo más alto del deporte mexicano.

Y es que, Eduardo se hizo acreedor a la medalla de oro en los Paralímpicos de Río 2016.

Además, en 2014, recibió el reconocimiento como Premio Nacional del Deporte, el cual fue entregado por el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

En los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, buscará revalidar su presea dorada, lo que lo convertiría aún más en leyenda del deporte azteca.

“Resultados oftalmológicos, a nivel internacional, me comprueban y me aceptan, el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano. Existen clasificadores internacionales, no lo decide México ni yo, todo está hecho por computadora y estudios, el Eduardo que ven hoy es un Eduardo diferente al de hace 25, 30 años, un yo que no podía caminar solo, que no podía soltar a su mamá, que se caía, que no podía jugar con otros niños, que se pegaba, por eso no tuve una infancia bonita, a mí el deporte me salvó, el judo me rehabilitó.

Michel Muñoz

La historia de Michel Muñoz Malagón, atleta paralímpico mexicano, es uno de los tantos cuentos de superación que hacen más brillante al deporte.

Muñoz será el primer mexicano que participa la disciplina de remo, en unos Juegos Paralímpicos.

Desde su nacimiento, Michel enfrentó las adversidades más complejas de la vida, ya que nació con una malformación congénita que prohibió el desarrollo de sus piernas.

Tener una discapacidad física no le ha impedido practicar de lleno varios deportes, entre los que destacan fútbol y levantamiento de pesas. Incluso, Muñoz ha participado en maratones y carreras de obstáculos.

Malagón nació en Naucalpan, Estado de México, y proviene de una familia humilde, misma que intentó sacarlo adelante, pese a tener pocos recursos económicos.

La infancia y adolescencia no fue sencilla. Su condición le impidió desarrollarse de la mejor manera; sin embargo, en el deporte encontró el consuelo necesario para salir adelante.

En las calles de su amado Naucalpan, es clásico ver a Michel en su patineta, algo que lo hace reconocible ante la mirada de las personas.

En su momento intentó utilizar una silla de ruedas, pero cuando tenía 11 años encontró a su mejor aliada, quien no se separó nunca más de su vida.

“Siempre he sido un chico independiente. Siempre me ha gustado hacer las cosas por mí mismo. Donde vivimos son subidas y bajadas y mi abuela me llevaba a la escuela, era muy pesado con la silla. En la secundaria es donde yo tomé la decisión de tomar una patineta, para ser más independiente. Viendo que mis brazos eran muy fuertes, no había el impedimento. La patineta me ayudó porqué yo me movía mucho más rápido y no tenía que hacer tanto esfuerzo para desplazarme.

“Desde los 14 años entrené en gimnasios y siempre me gustó. Era donde yo tenía ese conocimiento, de las pesas, así que fue algo natural. Después de ahí, mi pasión por el deporte me llevo a poder ingresar en la universidad y tengo mi carrera en Educación Física y mi certificación como entrenador personal”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos