Deportes

Laurel Hubbard, primera atleta transgénero que competirá en unos Juegos Olímpicos

La deportista neozelandesa hará historia en Tokio 2020, cuando se presente en las pruebas de halterofilia de 87+ kilos.

Laurel Hubbard

Los Juegos Olímpicos de Tokio todavía no arrancan y ya está teniendo historias que harán única esta edición, como la presencia de Laurel Hubbard, quien será la primera atleta transgénero que compite en la justa veraniega.

Hubbard, de 43 años, se colocó en la séptima posición de la categoría +87 kilos, así lo dio a conocer la Federación Internacional de Halterofilia.

La clasificación de Laurel es posible gracias al cambio que hizo en su reglamento el Comité Olímpico Internacional en 2015, en el que permitieron competir a los atletas transgénero como mujeres, siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de cierto umbral.

Laurel Hubbard, primera atleta transgénero que disputará unos Juegos Olímpicos

En 2013, Hubbard compitió en eventos masculinos, antes de declarar públicamente su cambio de sexualidad.

Para 2017, la atleta se llevó la medalla de plata en el Mundial de la especialidad.

Mientras, en 2019 sumó un oro en los Juegos del Pacífico, todo tras superar una difícil lesión que casi la retira en 2018.

“Me siento agradecida y honrada por la amabilidad y el apoyo que he recibido de tantos neozelandeses.

La polémica se ha generado con su incursión en la competencia, ya que varias atletas no consideran legal su incursión.

De hecho, varias atletas se han expresado en contra de su clasificación a Juegos Olímpicos, como Anna Vanbellinghen, quien calificó de “broma” su participación en la justa veraniega.

Sin embargo, la comunidad LGBTQ+ se siente orgullosa de ver a una participante cumplir su sueño, además, el mensaje de inclusión por parte del COI es claro.

Laurel Hubbard decidió cambiar de género hace ocho años, cuando tenía 35.

Desde ahí, ha cumplido con todos los requisitos impuestos por el Comité Olímpico Internacional, apegándose a las medidas, por tal motivo su presencia es justa.

“Como equipo de Nueva Zelanda, tenemos una fuerte cultura de inclusión y respeto para todos. Reconocemos que la identidad de género en el deporte es un tema muy delicado que requiere un equilibrio entre los derechos humanos y la equidad en el campo de juego”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos