Deportes

Michael Phelps y su grave problema con la depresión

La esposa del atleta confesó que su marido no la está pasando nada bien y arrastra un problema de emociones desde que participó en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Michael Phelps pasará a la historia como el mejor atleta que ha tenido Estados Unidos en todas sus disciplinas.

Lo hecho por el nadador será algo imposible de igualar, ya que consiguió un total de 28 medallas olímpicas, 23 de oro, tres de plata y dos de bronce, una cifra histórica para el deporte mundial.

Michael Phelps tiene serios problemas de depresión

Con esta hazaña, parecería que la vida de Phelps es perfecta, al ser un ícono estadounidense; además, formó una familia y se encuentra retirado del alto rendimiento.

Pero no todo es color de rosa; incluso, hace algunos días su esposa reveló que los últimos meses han sido difíciles para Michael, quien sufre un problema de depresión.

“Después de que Vanessa perdió a Kobe Bryant, todo lo que pude hacer fue mirar a Michael y decir: ‘¿podemos ayudarte? Porque si te pierdo no sé qué voy a hacer’.

“Ha tenido algunos altibajos aterradores. Esta enfermedad nunca desaparece. La historia ha sido siempre la misma: ‘Michael Phelps ha tenido depresión, la ha superado tras someterse a tratamiento, ha recogido un abanico de oros olímpicos en Río y ahora todo será perfecto’. Ojalá fuera cierto. Creerlo es caer en la ignorancia”, relató Nicole Phelps.

Tras ponerle fin a su carrera en los Juegos Olímpicos de Río 2016, el oriundo de Baltimore entró en una depresión, provocada por la presión que le dejó el trabajo realizado en la justa veraniega.

Sin embargo, este no es un padecimiento nuevo en la vida de Phepls, ya que en años anteriores confesó que intentó quitarse la vida, por lo que buscó ayuda para así no arrastrar a su familia con su padecimiento.

“Hace dos o tres semanas sufrí una depresión bastante escalofriante. Esto es algo que seguirá sucediendo a lo largo de mi vida. Pero mientras más pueda aprender sobre mi mismo, más podré comprender por qué suceden estas cosas.

“No quería ver a un terapeuta al principio, pero comencé a darme cuenta de que me encontraba mejor y estaba más saludable. Había una parte de mí que no quería estar viva”, comentó.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos