Deportes

Alberto del Río, Rusev y los luchadores que tiene mala relación con la WWE

Los manejos de la empresa estadounidense han dejado fuera a varios estetas que se convirtieron en los favoritos de la audiencia.

Alcanzar la gloria en la WWE no es un camino nada fácil.

Cientos de luchadores se quedan varados y sus carreras concluyen al no tener éxito.

En algunos otros casos, la empresa termina por defraudarlos, por lo que los estetas entran en conflictos legales y salen mal de la empresa.

El adiós de Ryback

Uno de los casos más sonados es el de Ryback, quien llegó a WWE en 2010, con la esperanza de trascender.

Tras varios años batallando por alcanzar la cima, los resultados no fueron los deseados y el gladiador abandonó la empresa en 2016.

Después, Ryback reveló muchos secretos de la compañía y aseguró que hay atletas que tienen mejor trato que otros.

“Es una rutina monótona. A todo el mundo le digo que, cuando entras por esa puerta, puedes ahogarte o nadar. Tienes que adaptarte rápido al calendario y todo te va a doler.

“Te despiertas y ya empieza la rutina, una cosa detrás de otra. Nunca terminan las tareas. No hay pretemporada. Hay cosas que WWE podría hacer mucho mejor”, relató.

Del Río sale por racismo

Alberto del Río vivió una situación similar, ya que el mexicano fue despedido por problemas de temperamento en 2014.

El mexicano dio su versión y aseguró que uno de los empleados de la empresa tuvo un acto racista hacia su persona.

“Es verdad yo di una bofetada a un empleado de WWE, me pueden quitar mi trabajo, pero no mi dignidad. Esta persona hizo unos comentarios, le di una bofetada, me siento avergonzado de mi actitud y me reacción.

“Después de su comentario exigí una disculpa por lo que dijo, pero él sonrió como burlándose de mí”, comentó el azteca.

Tras abandonar la compañía, del Río tuvo una segunda oportunidad en la empresa; sin embargo, esta vez duró sólo dos años y en 2016 rompió toda relación.

Rusev, fuera sin explicación

En los últimos meses, la WWE tuvo una ola de despedidos masivos, principalmente por la situación económica provocada por el coronavirus.

El luchador búlgaro Rusev fue uno de los atletas que no pudo llegar a un arregló y salió.

El esteta, que tuvo uno de los roles principales en la empresa, abandonó sin mayor explicación y rescindió su contrato.

La marca oficializó su salida a través de un comunicado de prensa, en el que no se dio explicación alguna.

La polémica surgió cuando el luchador no quiso firmar una extensión de contrato, caso contrario a su esposa Lana, quién extendió su estadía en WWE por cinco años más.

A partir de ahí, los dimes y diretes empezaron, por lo que la empresa estadounidense encontró una pronta solución en la baja del luchador.

CM Punk, de ídolo a desconocido

Pero si de casos extraños hablamos, el de CM Punk tiene que estar en esta lista.

Punk fue uno de los mejores estetas que ha tenido la WWE en los últimos años, se convirtió en uno de los personajes mas idolatrados por la afición.

Su rebeldía le fascinaba a la audiencia, por lo que poco a poco fue escalando hasta llegar a la cima.

El originario de Chicago tuvo uno de los reinados más longevos con el cinturón de la WWE, al mantenerse como campeón por mas de un año.

Sin embargo, en 2014 la mala gestión de la compañía provocó su despido y se fue por la puerta de atrás sin dejar una explicación clara de su adiós.

Tags

Lo Último


Te recomendamos