Estilo de Vida

Mujer queda al borde de la muerte por usar el mismo tampón por meses

Desde su adolescencia, Kelsey había utilizado tampones sin problemas aparentes. Para ella, eran una opción segura y conveniente.

En un sorprendente relato que destaca la importancia de la educación sobre la salud menstrual, una mujer se encontró al borde de la muerte después de dejar accidentalmente un tampón en su cuerpo durante dos meses. Kelsey Foster, una madre de 29 años de edad, nunca imaginó que el uso de tampones, una práctica común entre las mujeres, podría poner en peligro su vida.

Desde su adolescencia, Kelsey había utilizado tampones sin problemas aparentes. Para ella, eran una opción segura y conveniente para enfrentar la menstruación. Sin embargo, la falta de conciencia sobre los riesgos asociados con el uso de tampones la llevó a una experiencia aterradora.

Los peligros de usar el mismo tampón durante demasiado tiempo

El síndrome de shock tóxico es una afección grave y potencialmente mortal que puede afectar a las mujeres que utilizan tampones. Aunque existe información sobre este riesgo en los pequeños folletos que acompañan a los productos, a menudo se pasa por alto.

Kelsey misma había visto esta advertencia, pero no le dio la importancia que merecía. En su entrevista con news.com.au, Kelsey compartió su experiencia y resaltó la necesidad de romper el estigma en torno a la conversación sobre la menstruación. El síndrome puede provocar una rápida falla de los órganos en un plazo de 24 a 48 horas.

La mujer había estado lidiando con problemas de salud, como cálculos biliares y endometriosis, que contribuyeron a que no notara los síntomas iniciales del síndrome. Los calambres debilitantes que experimentaba los atribuía a estas afecciones preexistentes. Sin embargo, un día, mientras estaba en el baño, sintió que algo “caía” de su cuerpo y se dio cuenta de que era un tampón olvidado.

Un tampón acabó siendo el peor enemigo de esta mujer

La situación podría haberse vuelto fatal si no lo hubiera descubierto en ese momento. Kelsey cree que el estrés y la rutina interrumpida que experimentó durante su hospitalización contribuyeron a que olvidara el tampón. Los médicos confirmaron su diagnóstico de este síndrome y advirtieron que había estado cerca de perder la vida.

Ahora, Kelsey está en casa bajo la supervisión de médicos y sigue siendo tratada para la infección. Su historia es un llamado a la conciencia y la vigilancia. Ella insta a todas las mujeres a educarse sobre el síndrome de shock tóxico y a recordar la importancia de la higiene menstrual.

Tags

Lo Último


Te recomendamos