Estilo de Vida

OceanGate anuncia que pondrá fin a todas las expediciones al Titanic tras implosión del sumergible ‘Titán’

En su página web, OceanGate comunicó que va a suspender todo tipo de viajes para los restos del Titanic en el fondo del mar, tras el fatal accidente del Titán

Tras la implosión del subamarino en una visista a los restos del Titanic OceanGate suspende sus operaciones comerciales.| Foto: Referencial

Con los ojos puestos sobre ellos, la compañía propietaria del sumergible que implosionó con cinco personas a bordo en los pasados días ha tomado la decisión de cesar todas sus actividades.

En su página web, OceanGate, la empresa que ha estado en boca de todos desde que su sumergible, Titán, implosionó cerca de los restos del Titanic el pasado mes de junio, comunicó que va a suspender todo tipo de viajes para ese lugar, tanto de exploración con fines científicos o turísticos.

El Titán fue un pequeño sumergible de unos 6,5 metros de eslora, que intentó realizar una excursión el pasado 18 de junio para observar los restos del famoso transatlántico que naufragó hace ya más de 100 años, y debió volver a la superficie siete horas después, pero nunca lo logró; con tan solo haber transcurrido dos horas, ya se había perdido el contacto con la nave.

Desde entonces se puso en marcha una operación de rescate en busca de los cinco pasajeros que iban a bordo, incluido el piloto y cofundador de la empresa, Stockton Rush. Los equipos de rescate descubrieron que la nave había implosionado poco después de sumergirse, lo que causó la muerte en el acto de los cinco ocupantes, que habían pagado 250.000 dólares cada uno por el extravagante viaje; razón por la cual la noticia también llamo la atención –y la crítica- de muchas personas.

Las investigaciones aún siguen en marcha

Los restos, hallados en el lecho marino a casi 4.000 metros de profundidad, serán analizados. Canadá y Estados Unidos abrieron varias investigaciones para determinar las causas de la implosión.

En cuanto se supo que se había perdido el contacto con el sumergible, las críticas se centraron en OceanGate, sospechosa de negligencia, puesto que salieron a la luz unos documentos judiciales de 2018, donde un exdirectivo de la compañía, David Lochridge, afirmó que lo despidieron porque había dudado de la seguridad del sumergible. Según él, el ojo de buey de la nave no estaba concebido para soportar la presión a 4.000 metros de profundidad, lo que ponía en riesgo a los pasajeros.

Tags

Lo Último


Te recomendamos