Estilo de Vida

Actividad física: ¿Mejor de mañana o de tarde?

Históricamente se mantiene un gran debate para determinar cuál es el momento adecuado

Realizar actividad física bajo la lluvia puede ser muy saludable

Si lo que queremos es ser drástico entonces lo primero que tendríamos que decir es que lo que más importa es que siempre hay que realizar actividad física, ya que es el arma principal que tiene el ser humano para mantener su cuerpo saludable, así también, es la bujía primordial para la preparación de la etapa de la tercera edad.

No obstante, es importante conocer cuál es el momento ideal del día en que se debe de realizar dicha actividad, así mismo, entender hasta dónde se puede llegar con respecto a las limitantes corporales derivadas por varios factores como la edad, peso corporal y patologías (lesiones) padecidas.

Hacer una actividad física siempre ayuda a manejar el estrés

Mejor horario

Gracias a una investigación por parte de la Universidad de Granada, España, en colaboración con el Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada y el Centro de Investigación Biomédica en Red, Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) de Instituto de Salud Carlos III; y publicada en la revista “Journal of Science and Medicine in Sport”, indicó que no hace falta mirar el reloj ya que la hora no tiene un efecto en la salud cardiovascular de los adultos.

Raquel Sevilla Lorente, autora principal del trabajo e investigadora del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos “José Mataix Verdú” (INYTA) de la Universidad de Granada, explicó que “la hora del día en la que se realiza ejercicio no influye en el efecto inmediato que este ejerce sobre la glucosa en sangre. “El ejercicio tiene un efecto reductor de la presión arterial a corto plazo tanto en la mañana como en la tarde”.

Las células del cuerpo poseen un reloj molecular que controla los procesos metabólicos y que está en constante interacción con los estímulos del exterior y esto puede alterarlo. Así, patrones del estilo de vida moderno como tener ritmos de sueño alterados, no dormir lo suficiente, trabajar y/o comer en horarios irregulares o estar expuestos a la luz artificial contribuyen a la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Tags

Lo Último


Te recomendamos