Estilo de Vida

Récord Guinnes: Flossie es la gata más longeva del mundo

Tiene 27 años, el equivalente a 120 en edad felina

Flossie se apoderó del Récord Guinness por ser la gata más logeva del mundo

El pasado 10 de noviembre los Récord Guinnes, en conjunto con la organización benéfica felina Cats Protection del Reino Unido, reconocieron a Flossie, una gata habitante en la localidad londinense de Orpington, como el gato más viejo del mundo al superar la antigua marca de 26 años y 316 días.

Flossie

La felina récord cuenta con una particular y conmovedora historia desde sus mismos inicios de vida en el pasado 1995. Flossie vivía en una colonia de gatos cerca de un hospital de Merseyside, Londres, para luego ser adoptado desde entonces por un trabajador.

Con su primer dueño vivió durante 10 años hasta que lamentablemente éste murió por causas naturales. Se mantuvo cerca del núcleo familiar al ser acogida por la hermana de la persona fallecida, quien la tuvo durante 14 años más hasta que ella también falleció. Flossie pasó a mano del hijo de la mujer hasta que por falta de tiempo el joven decidió entregar al gato a los voluntarios de Cats Protection, responsables de encontrar un nuevo hogar con quién es su actual dueña, Vicki Green.

Declaraciones de los Récord Guinness y su actual dueña

“Estábamos muy emocionados de escuchar sobre la encantadora Flossie y celebrar su larga vida: no todos los días te encuentras con un gato que ha existido desde mediados de los años noventa. Esto es el equivalente humano de más de 120 años, lo que la pondría a la par de Jeanne Calment, la super centenaria francesa que vivió hasta los 122 años y 164 días y tiene el récord de la persona más longeva de la historia. Estamos felices de ver a Flossie disfrutando de las comodidades del hogar que se merece. Felicitaciones a Flossie, una recordista merecedora de este título”, indicó a medios de comunicaciones, Craig Glenday, editor en jefe de Guinness World Records.

Por su parte, Vicki Green indicó sobre el estado de Flossie que: “Es sorda y le falla la vista, pero nada de eso parece molestarla. Ella está completa con eso, ama el afecto y tiene muy buen apetito. Nunca levanta la nariz ante la posibilidad de una buena comida, excepto cuando está acurrucada en su manta amarilla favorita”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos