Estilo de Vida

El sutil y poco apreciado sonido del bajo puede ser el causante de que se quiera bailar

Muchas veces pasa desapercibido el instrumento, sin embargo, puede ser el protagonista principal de las fiestas

Bailar de seguro puede ser considerado como una de las mejores prácticas y actividades recreacionales que puedan existir en la humanidad. Por siglos, mover el cuerpo al ritmo de la música es sinónimo de alegría y entretenimiento; y en los últimos tiempos sus cualidades físicas han convertido a la bailo-terapia en la favorita para millones de personas.

Sin embargo, el quid del asunto radica en saber el por qué nos fascina tanto bailar. Por ello, una reciente investigación llevada a cabo por especialistas del LIVElab en la Universidad McMaster en Ontario, Canadá, y publicada en la revista Current Biology, determinó que las personas bailan un 12% más cuando se tocaba un bajo con mínimos niveles de frecuencia.

Santiago es un participante de La Voz Kids que cantó ‘Mi salón está de fiesta’.

Repercusiones de científicos

Daniel Cameron, neurocientífico y autor principal del estudio, indicó que: “observamos cosas como qué tipos de ritmos atraen más a la gente hacia ese ritmo constante con el que nos movemos, y qué tipos de ritmos interesantes, sincopados y complejos hacen que nos atraigamos y queramos movernos más”.

Para llegar a las conclusiones, se elaboró un laboratorio para este experimento que consistió en un concierto de música dance electrónica, y el dúo de EDM Orphx actuó en vivo para los voluntarios adornados con cintas para la cabeza que tenían un sensor de captura de movimiento.

El detalle principal es que el sitio contó con altavoces especiales que pueden reproducir el sonido del bajo en muy baja frecuencia, indetectable para el oído humano. El set musical duró una hora, los especialistas introdujeron dicho sonido del instrumento cada 2.5 minutos y fue ahí que concluyeron que las personas se movían más cuando los parlantes estaban encendidos, aunque no podían escucharlo.

“Sabemos que moverse juntos en sincronía cuando hacemos música juntos y bailamos juntos genera vínculos sociales. Así que puedes imaginar que esto tiene ventajas potenciales para los grupos a lo largo de la larga historia de nuestra especie”, indicó Cameron.

Tags

Lo Último


Te recomendamos