Estilo de Vida

Las tres cosas por las cuales nunca debes pedir prestado

No es saludable tomarse a la ligera hacer un préstamo.

¡No pidas prestado!

Las deudas son compromisos de pago que se adquieren cuando las personas se ven en la necesidad de solicitar dinero prestado para diferentes fines, y normalmente acuden a entidades bancarias o a algún amigo o familiar”, así lo define el Diario El Tiempo.

Adquirir deudas.

Hay personas que tienden a asumir ligeramente deudas que después no están en la capacidad de pagar y, lo peor es que este dinero lo usan en cosas que no son realmente necesarias o convenientes. Veamos algunas de ellas:

Disminuir otra deuda

Eso de pagar una deuda con otra es la peor estrategia que se puede cometer. Esto es como cavar un hueco para querer tapar otro y, al fin de cuentas, se termina con otro más grande. Esto lo único que hace es empeorar el puntaje crediticio por lo que se cerrarán las puertas con las entidades financieras cuando se vaya a pedir un crédito que realmente se necesite.

Joyas

Son un lujo que muy pocas personas se pueden dar y que, si bien más tarde se pueden vender, rara vez se podrá recuperar el valor original que se invirtió en la deuda. Esto sucede, especialmente, con la joyería de anillos, pulseras y gargantillas. Además, se debe tener en cuenta que muchas de las empresas joyeras pueden facilitar el dinero para la compra, pero las condiciones pueden tener ciertas cláusulas detrás que hacen que termine pagando mucho más de lo que esperaba.

Vacaciones

Es una de las cosas que todo el mundo quiere, pero si no se cuidan las cuentas para las anheladas vacaciones, se puede gastar más de lo que se había imaginado, más aún, si se tuvo acceso a un crédito o se pidió prestado dinero. Entonces, ¿no te angustia tener que pensar en pagar una deuda por más de un año, por algo que sólo disfrutó un par de días? De hecho, las personas que son malas con sus finanzas son las que compran todo con tarjeta de crédito.

Tags

Lo Último


Te recomendamos