Estilo de Vida

Conoce los tres perfumes más elegantes creados por la venezolana Carolina Herrera

La serie 212 constituye el complemento perfecto para cualquier look.

De acuerdo a la revista Glamour, no se necesita ser adivino o tener una bola de cristal para saber que, un buen porcentaje de las personas que están leyendo estas líneas, ha tenido alguna vez uno de los perfumes de Carolina Herrera en su colección.

Good Girl y su mítico frasco en forma de zapato de tacón, 212 en cualquiera de sus chispeantes versiones o una de sus incorporaciones más recientes, Heroes, con su flacón en forma de skate.

Cada una es más apetecible que la anterior, más deseable para coleccionistas y, por encima de todo, más elegante. Entre notas de flores blancas, inciensos, maderas y cítricos, desgranan unos aromas eternos de los que resulta imposible cansarse.

Si la prenda sofisticada por excelencia para la diseñadora venezolana es la camisa blanca, el mejor accesorio son, sin duda, sus fragancias.

Very Good Girl Glam

La última versión que guarda el mítico frasco del zapato, objeto de coleccionismo para muchas. Esta vez, más atrevida y divertida que nunca. Con una nota superior de cereza elevada por el agua de rosas manifiesta una intensidad y una personalidad sexy, misteriosa y alegre. El final, a base de vetiver y vainilla Bourbon, obtenidos de forma sostenible, crean un contraste luminoso y fresco que nos vuelve locas.

Carolina Herrera Eau de Parfum

Estamos ante el primer perfume que creó la señora Herrera en 1988, junto al reconocido perfumista Carlos Benaïm. Su estilo atemporal y lleno de elegancia, se deja sentir a la perfección en sus notas de jazmín, nardo floral y sándalo. Como sus vestidos de noche o sus míticas camisas blancas, es garantía de estilo.

212 Heroes For Her

Una oda a la juventud y la libertad, envuelta en un original packaging ideal para coleccionistas. Con un 100% de ingredientes veganos, de origen sostenible y no testados en animales, podríamos definirlo como chispeante y luminoso.

Los acordes cítricos abren la composición con toda su frescura, mientras que en el corazón encontramos la sensualidad de las flores blancas y las peonías. Por último, el sándalo y el cedro suponen una base reposada y profunda, que fomenta su durabilidad y hace que nos enamoremos incondicionalmente.

Tags

Lo Último


Te recomendamos